Carles Puigdemont y Ada Colau
Carles Puigdemont y Ada Colau EUROPA PRESS

La Guardia Urbana de Barcelona y los Mossos d'Esquadra actuarán "conjuntamente" contra la venta ambulante ilegal y el fenómeno del top manta con nuevas patrullas mixtas y "regulares" en la ciudad, especialmente en el interior del Metro y en las zonas marítimas y del puerto.

Así lo han acordado el consistorio y el Govern en la reunión de la Comisión Mixta entre la Generalitat y el Ayuntamiento, celebrada este miércoles, y así lo han anunciado la alcaldesa, Ada Colau, y la consejera de Gobernación, Meritxell Borràs.

Colau ha acudido a la reunión exigiendo mayor colaboración por parte de los Mossos en este tema y más coordinación policial para abordar el fenómeno.

La consejera, a pesar de ofrecer toda la colaboración desde el Govern, ha reprochado a la alcaldesa que la gestión del espacio público es una competencia municipal, y ha explicado que Colau ha "reconocido que ha habido un efecto llama" que ha traído más manteros a Barcelona después de los "mensajes contradictorios" del Ayuntamiento.

Tasa turística

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reclamado al Govern que el Ayuntamiento pueda gestionar el cien por cien de la tasa turística creada por la Generalitat que se recauda en la capital catalana, y el Govern ha dicho que no lo comparte.

Según han explicado este miércoles ambas partes en rueda de prensa, en la reunión de la Comisión Mixta entre la Generalitat y el Ayuntamiento han decidido crear un grupo de trabajo que en un plazo de seis meses aborde una reformulación de la gestión de esta tasa, y se ha evidenciado que por ahora las posiciones están alejadas.

Colau ha recordado que el Ayuntamiento ahora recibe un tercio de la tasa que se paga en Barcelona y que la tienen que dedicar de forma prioritaria a la promoción turística, y lo que quieren es gestionar el cien por cien y tener plena libertad a la ahora de elegir a qué dedican los recursos.

La alcaldesa de Barcelona ha dicho que el turismo genera un impacto fuerte en los barrios en los que hay más presión de visitantes, por lo que quiere dedicar una parte de la recaudación de la tasa a limpieza o seguridad y no tan solo a la promoción.

El Ayuntamiento recibe un tercio de la tasaTambién ha intervenido el teniente de alcalde Jaume Collboni, que ha asegurado que CDC y ERC en el Ayuntamiento avalan gestionar el cien por cien de la tasa, por lo que es "optimista" con que el Govern también lo haga ya que está formado por estos dos partidos.

"El turismo tiene que estar al servicio de la ciudad y no la ciudad al servicio del turismo", ha concluido Collboni, que ha explicado que quieren modificar el destino de lo que se recauda por esta tasa, pero que esto no excluye que una parte la sigan dedicando a promoción turística en el conjunto de Catalunya.

La réplica del Govern

Tras los concejales ha comparecido la consellera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda, Meritxell Borràs, que ha celebrado la creación del grupo de trabajo, pero ha advertido: "Es un impuesto que puso en su día el Govern y que quiere gestionar el Govern".

Borràs ha asegurado que la Generalitat está dispuesta a hablar de modificaciones respecto a la formulación actual de la tasa, pero ha destacado que sería "muy atrevido" plantear estas reuniones del grupo de trabajo con una concepción preestablecida de como acabarán las negociaciones.

Collboni también ha explicado que el Ayuntamiento ha abierto un estudio sobre "la fiscalidad en torno al turismo" para analizar este ámbito, y no ha precisado si está incluida una eventual tasa sobre los visitantes que llegan a bordo de un crucero.

90 millones de deuda

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asegurado que la Generalitat y el Ayuntamiento han acordado que el Govern tiene una deuda contable con de 90 millones de euros con la capital catalana, pero ha criticado que no han avanzado en el reconocimiento de la "deuda ciudadana", sobre la que Colau ha dicho que el Govern deja de invertir 58 millones de euros anuales en servicios básicos en la ciudad.

Ha explicado que la reunión -que ha durado unas tres horas- se ha desarrollado en un buen tono y "no sólo con cordialidad, sino que ha habido voluntad real y sincera de colaboración institucional".

El encuentro

La comisión mixta entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona ha estado presidida por la consellera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda, Meritxell Borràs, mientras que la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, ha ejercido de vicepresidenta.

Tratarán sobre el 'top manta'En la sesión anterior, celebrada el 3 de septiembre, abordaron asuntos como la deuda de la Generalitat con el Ayuntamiento e inversiones en servicios sociales, salud, educación e infraestructuras --como la llegada del Metro a la Zona Franca--, y este miércoles han tratado también la situación de consorcios compartidos, la tasa turística y el abordaje del 'top manta', según han explicado fuentes de ambas partes.

20 reuniones

Este órgano bilateral de cooperación y colaboración interadministrativa tiene por objetivo revisar y desarrollar el régimen especial establecido en la Carta municipal de Barcelona, aprobada en diciembre de 1998.

Pese a que el reglamento establece que debe reunirse una vez al año, si se considera oportuno se pueden celebrar más sesiones, y desde su impulso se ha reunido en plenario en una veintena de ocasiones, con la última el pasado septiembre.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.