En el caso de Vila-real, el fuego ha afectado al segundo piso de un bloque de cinco plantas, que ha quedado bastante afectada por las llamas. Los medios sanitarios atendieron a cuatro personas por síntomas leves de inhalación de humo y la Policía desalojaron a unos 15 vecinos.

Además, los bomberos confinaron en sus casas a los vecinos de la quinta planta. En las tareas de extinción intervinieron dos dotaciones del parque de la Plana Baixa

Por otra parte, en l'Alcora el fuego ha afectado a un cuarto piso de un edificio de cinco alturas, concretamente al calentador de agua situado en la galería de la vivienda.

La Policía Local desalojó preventivamente unos 50 vecinos del edificio pero no hubo que lamentar daños personales. Acudieron al servicio bomberos de los parques de la Plana Baixa y Alcalatén.

Consulta aquí más noticias de Castellón.