Racismo post Brexit
Los incidentes racistas tras el Brexit, sobre todo verbales pero no solamente, tienen a las autoridades de ReinoUnido en alerta. Twitter @DWxLW

El número de incidentes racistas denunciados en Londres ante la policía ha aumentado en más de un 50 por ciento desde la victoria del "brexit" en el referéndum del pasado del 23 de junio, informó hoy Scotland Yard.

Entre el 24 de junio (nada más conocerse el resultado del referéndum, por el que se aprobó la salida de Reino Unido de la UE) y el 2 de julio la policía metropolitana londinense recibió 599 notificaciones de sucesos motivados por el odio racial.

Esas cifras representan una media de 67 incidentes diarios, por encima de la media de 44 incidentes que se registraba antes de la consulta.

La semana pasada, el colegio español en Londres Vicente Cañada Blanch notificó a la policía la aparición en su fachada de una pintada racista en la que se leía "Foreign Pack" ("panda de extranjeros").

Mayoría de insultos, aunque no sólo

El 29 de junio, el primer ministro británico, David Cameron, anunció que el Gobierno prepara un plan específico para combatir el racismo y la xenofobia.

"Estamos analizando cuidadosamente cada uno de esos casos para comprender qué está ocurriendo en Londres. Estas cifras pueden cambiar, a medida que más víctimas se presenten para denunciar incidentes ocurridos después" del referéndum, dijo un portavoz de Scotland Yard, Mark Chishty.

El portavoz policial apuntó que la mayoría de los casos corresponden a episodios de "lenguaje abusivo o ofensivo" y admitió que cada vez más personas en la capital británica "están sintiendo cierta ansiedad debido a la percepción de un aumento de la intolerancia hacia ciertas comunidades".

El comisario jefe de Scotland Yard, Bernard Hogan-Howe, señaló por su parte en una carta enviada al presidente del Comité de Asuntos Internos de la Cámara de los Comunes, el laborista Keith Vaz, que el aumento de incidentes racistas es un asunto "extremadamente serio".

Hogan-Howe señaló que los agentes que patrullan por Londres han recibido órdenes de estar especialmente alerta sobre ese tipo de sucesos y que su presencia se ha incrementado en áreas sensibles.

Uno de los incidentes racistas más graves en el Reino Unido tras el voto por el "brexit" se produjo el 24 de junio en la localidad inglesa de Yeovil, en el condado de Somerset, donde dos hombrespropinaron una paliza a un tercero, de nacionalidad polaca.