Juncker, en el Parlamento Europeo
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, da un discurso en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo (Francia). Patrick Seeger / EFE

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha dicho este martes que esperaba que los partidarios en Reino Unido de abandonar la Unión Europea tuvieran un "plan" para cumplir con la desconexión, al tiempo que ha criticado a los líderes de la campaña a favor del brexit por "abandonar el barco" cuando las cosas se ponen difíciles.

En una intervención ante el pleno del Parlamento Europeo, Juncker se ha referido a la dimisión del líder del euroescéptico UKIP, Nigel Farage, que sin embargo se mantiene como eurodiputado, y la renuncia del exalcalde de Londres Boris Johnson a intentar suceder al primer ministro, David Cameron.

El jefe del Ejecutivo comunitario se ha mostrado sorprendido porque los partidarios de dejar la Unión Europea pidan "más tiempo" para iniciar el proceso de divorcio. "Pensaba que tenían un plan", ha añadido.

"Son retronacionalistas, no patriotas. Los patriotas no dejan la escena cuando la situación se hace difícil", ha insistido Juncker, que ha recalcado que el bloque no aceptará "ninguna negociación" con Londres, mientras el Gobierno británico no invoque el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que marcará el inicio formal de la desconexión.

Tanto Juncker como Tusk confían en que el Reino Unido sea un socio "cercano" para la UE También el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, ha pedido en el mismo debate que el Gobierno británico aclare sus intenciones "lo antes posible" y ha subrayado la determinación de los líderes de los otros 27 Estados miembros a permanecer unidos y trabajar de la mano.

Sobre el futuro de las relaciones de Reino Unido con el club comunitario, tanto Juncker como Tusk han confiado en que sea un socio "cercano" para la Unión Europea, pero han subrayado que si aspira a tener acceso al mercado interior deberá ser con pleno respeto a las cuatro libertades que son el pilar de la UE, incluida la libertad de movimiento de las personas.

Las críticas a los partidarios del brexit se han centrado en el debate en la figura de Farage, que no ha estado presente durante la discusión, y del que el líder del Partido Popular Europeo (PPE), Manfred Weber, ha considerado que ha quedado patente su "cobardía".

"Parece que necesita tiempo para sí, para su familia y para gastar su sueldo europeo", ha ironizado el líder de los Liberales europeos (ALDE), Guy Verhofstadt, que ha dicho que la actitud de los líderes del brexit le ha hecho pensar en "las ratas que abandonan un barco que se hunde".

Mejorar, pero no reformas profundas

El presidente del Consejo europeo ha considerado prematuro sacar conclusiones sobre cuál será "el coste futuro" de la crisis abierta en la UE con la salida de Reino Unido, pero ha apuntado el descontento de la ciudadanía y ha apelado a tomar medidas para "recuperar" la confianza de los europeos.

Para ello, ha dicho, los mandatarios de la UE a 27 se reunirán en una cumbre informal el próximo 16 de septiembre en Bratislava, con el objetivo de "avanzar en la reflexión política" sobre cuáles deben ser los pasos a seguir para reforzar la Unión.

En cualquier caso, Juncker ha avisado de que "no es el momento" para cambios institucionales, ni de reformas profundas de los Tratados de la UE, sino de dar un nuevo impulso a las reformas en marcha y de "a.

"Debemos hacer de esta 'Unión Europea' una 'Unión de los europeos", ha asegurado el jefe del Ejecutivo comunitario, quien ha insistido en la necesidad de "seguir aplicando el programa" de reformas. "Hay que acelerar las reformas en lugar de cambiar el contenido", ha explicado.