Britney se fue de fiesta después de que la obligaran a pasar pruebas antidroga

  • Aunque el juez ha constadado que abusa de las drogas y el alcohol, la cantante no cambia de hábitos.
  • Se fue de fiesta con Avril Lavigne hasta la madrugada, bailó sobre una mesa y se puso un calcetín en la cabeza.
  • En un momento dado, se acercó a una comisaría para denunciar que la perseguían los fotógrafos.
Britney Spears en una fiesta.
Britney Spears en una fiesta.
KORPA
Britney Spears se fue la noche del martes de fiesta con la también cantante
Avril Lavigne, después de que las autoridades judiciales le ordenaran que debe someterse periódicamente a pruebas de drogas y a contratar a un
asesor familiar para que le ayude a criar sus hijos.

Según publica hoy en su edición digital la revista estadounidense People, Spears primero se fue de fiesta a Winston, en la zona oeste de Hollywood, con sus amigas Alli Sims y Avril Lavigne.

Tras abandonar el local a la una de la madrugada, la cantante fue vista en el "Hyde Lounge", en el mismo barrio, donde permaneció hasta que cerró el bar.

No paraban de traerle copas. Bailaba sobre las mesas de forma sensual"

"No paraban de traerle copas. Bailaba sobre las mesas de forma sensual e incluso se puso un calcetín en la cabeza a modo de sombrero. Montó el numerito", aseguró a la publicación un cliente del bar de copas.

A su vez, la publicación señaló que en un momento dado durante la noche se acercó a una comisaria de policía en Beverly Hills donde se quejó de que la seguían los fotógrafos.

Los hechos se produjeron horas después de que el comisario del Tribunal Superior de Los Ángeles (California), Scott Gordon, constatara que Spears, de 25 años, hacía "uso habitual, frecuente y continuo de sustancias controladas (drogas) y alcohol", por lo que decretaba que debía someterse a pruebas de detección de drogas dos veces a la semana en días y horas designados de forma aleatoria.

La decisión fue adoptada después de una audiencia a la que se presentaron Spears y su ex esposo Kevin Federline para resolver la custodia de los dos hijos de ambos, Sean Preston, de dos años, y Jayden James, de un año.

También ordenó que la cantante y su ex esposo se sometan a un programa que les ayude a criar a sus hijos "sin conflicto" y que deben abstenerse de formular comentarios ofensivos.

Además, los jueces instaron a ambos a no castigar físicamente a los niños e impedir que otra persona lo haga. Desde su regreso a su carrera profesional a comienzos de año, la cantante ha sufrido una serie de

reveses y problemas personales que, entre otras cosas, la han llevado a ingresar en un centro de
rehabilitación.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento