Instituto madrileño
Un profesor da clase a su alumnos en un instituto madrileño. JORGE PARÍS

Ya ocurre: aulas en las que los alumnos saben más sobre cómo manejarse con las nuevas tecnologías que el propio profesor. Así, el 63,6% de los docentes de España y Latinoamérica ha señalado la carencia de conocimientos en el profesorado respecto a las nuevas tecnologías en el aula, si bien el 93% recomienda introducir proyectos digitales para mejorar los actuales déficits en la educación.

El II Estudio sobre el uso de la Tecnologías en el Aula, elaborado por Blinklearning en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos desvela que los docentes reclaman, en concreto, mejorar sus conocimientos en cuanto a nuevas metodologías de educación relacionadas con el entorno de las tecnologías de la infomación y la comunicación (64%), tales como la gamificación o el flipped classroom.

El 93% recomienda introducir proyectos digitales para mejorar los actuales déficitsDel estudio, en el que han participado 740 docentes de España y Latinoamérica –tanto de centros públicos como concertados y privados, e incluyendo todos los niveles de educación–, se desprende que el gran reto educativo del momento es la renovación digital como vía para mejorar los déficits de la enseñanza. De hecho, un 69,5% de los encuestados asegura que la falta de motivación de los alumnos es uno de los problemas clave del sistema actual, y un 60,6% relaciona esa falta de motivación con la ausencia de tecnología en las aulas.

El estudio también analiza cuáles son las principales ventajas de las nuevas tecnologías para los profesores, siendo la principal de ellas la posibilidad de crear contenidos propios y personalizados. Compartir conocimiento con el alumnado y mejorar la comunicación con éste son otras de las ventajas más destacadas por los encuestados. Además, si incorporar las nuevas tecnologías es importante para los docentes (un 65% así lo asegura, según el estudio), también lo es la implicación de los padres, algo que valora un 61% de los participantes.

Brecha comunicativa alumnos y profesores

En cuanto a los déficits de los alumnos, la amplia mayoría de los participantes en el estudio hace referencia a su falta de comprensión lectora (84%), seguida de la falta de comprensión de contenidos teóricos (55,6%). Al contrario de lo que ocurre con el profesorado, el uso de la nuevas tecnologías rara vez es un problema para los alumnos: solo un 19% de ellos tiene dificultades en su uso, lo que dibuja una brecha entre ambas generaciones que influye negativamente en la comunicación educativa entre ambas.

Sobre las nuevas técnicas que utilizan los profesores para impartir sus clases, un 79% ya practica las denominadas nuevas metodologías educativas. La más utilizada es la enseñanza colaborativa (79,1%), seguida del aprendizaje por proyectos (56,7%) y el trabajo por competencias (53,3%). Por el contrario, metodologías como la clase invertida (flipped classroom) o la gamificación aún se utilizan relativamente poco: un 29,4 y un 18,2% respectivamente.

El estudio también analiza los aparatos tecnológicos más usados en las aulas: destacan los ordenadores de sobremesa y portátiles (61,3%), seguidos de iPads o tabletas (34,7%) y teléfonos móviles (31,5%).