Atentado en Bagdad
Lugar en el que Estado Islámico ha explosionado un camión bomba con el que ha provocado uno de los atentados más sangrientos en la historia de Irak. EFE

El Gobierno de Irak ha elevado a 250 el número de muertos que causó el atentado suicida cometido por el grupo terrorista Estado Islámico el pasado domingo en una zona comercial del centro de Bagdad con un camión bomba. Esta es la cifra más elevada de víctimas mortales en un solo ataque registrada este año.

La explosión tuvo lugar alrededor de la 1.00 hora local (medianoche, hora peninsular española) frente a la conocida tienda de helados Yabar Abu al Sharbat, en el distrito de Al Karrada, donde la población es mayoritariamente chií.

Esta heladería es la más popular y antigua de la capital iraquí y estaba muy concurrida de madrugada debido a que durante el ramadán, y más en verano, es habitual prolongar las noches en la calle a la espera del suhur (última comida antes del amanecer).

Según informó una fuente policial, 230 personas resultaron heridas en el ataque, que provocó también graves daños materiales en la avenida principal de Al Karrada.

Varias tiendas y vehículos quedaron destruidos y calcinados en esta zona comercial, blanco con anterioridad de atentados de Estado Islámico.

Reivindicado por Estado Islámico

"Lloramos con gran pena, dolor y solidaridad a los mártires de la tragedia del atroz, cobarde y vil atentado con bomba perpetrado en Karrada, Bagdad", afirmó el primer ministro del país, Haider Al Abadi, en una declaración pública recogida por el portal Iraqinews.

"Decenas de hijos de nuestro querido pueblo han muerto en este atentado", añadió. "Es con gran dolor que anunciamos tres días de luto público en todo el país", anunció.

En esta ocasión, Estado Islámico asumió la autoría en un comunicado firmado por Wilayat Bagdad (Provincia de Bagdad) y difundido en las redes sociales, en el que aseguró que el objetivo eran los chiíes.

"En el marco de las permanentes operaciones de seguridad de los soldados del califato en la ciudad de Bagdad, el hermano muyahidín (guerrero santo) Abu Maha al Iraqui logró hacer estallar su coche bomba en una concentración de renegados (chiíes)", se indica en la nota. El grupo terrorista advirtió de que "con el permiso de Dios proseguirán los ataques de los muyahidines contra los renegados".

El primer ministro iraquí, increpado

Hasta Al Karrada se desplazó Al Abadi, quien afirmó que los terroristas "después de haber sido aplastados en los campos de batalla cometen ataques con explosivos en un intento desesperado". Al Abadi prometió castigar a "las bandas terroristas que perpetraron el atentado" y mostró su confianza en que "la victoria está muy cerca", indicó su Oficina de Información en un comunicado.

La población de Al Karrada recibió muy enfadada la visita del jefe del Gobierno, al que culpan de no proteger a los civiles de las acciones de los extremistas. Decenas de ciudadanos lanzaron piedras y zapatos al convoy de Al Abadi e increparon al responsable al grito de "vete".

También de madrugada, otro coche bomba estalló en el mercado popular de Shalal, situado en la zona de Al Shaab, en el noreste de Bagdad y de población mayoritariamente chií.

Este atentado causó la muerte de un civil e hirió a otros cinco, además de causar destrozos en varios comercios, señaló una fuente policial.

Aumentan los atentados

El presidente del Parlamento iraquí, Salim Yaburi, también condenó en un comunicado estos ataques "criminales y cobardes". Además, pidió a los servicios de seguridad "tomar precauciones y no dar la oportunidad al terrorismo a que aproveche las circunstancias del país, que libra una guerra contra la organización terrorista Dáesh (acrónimo en árabe de Estado Islámico)".

Los ataques terroristas han aumentado en los últimos meses en Bagdad, coincidiendo con retrocesos en el campo de batalla de los yihadistas.

El pasado 11 de mayo, Estado Islámico mató a 93 personas y dejó heridas a más de 160 en tres atentados perpetrados en dos barrios de mayoría chií y otro suní en Bagdad.

Seis días después, 45 personas fallecieron en una nueva ola de atentados en la capital, mientras que el 9 de junio una veintena pereció cuando un suicida al volante de un coche bomba detonó explosivos en el barrio de Nuevo Bagdad.

El grupo extremista está acosado en Irak en su bastión de Mosul y otras zonas del norte del país, donde las fuerzas iraquíes han lanzado una ofensiva.

Los yihadistas sufrieron además un gran golpe recientemente, con su expulsión a fines de junio de la ciudad de Faluya, uno de sus principales y estratégicos baluartes, a tan solo 50 kilómetros al oeste de Bagdad.

Hace poco más de dos años, Estado Islámico proclamó un califato en los territorios bajo su control de Irak y Siria, donde llegó a dominar hasta un tercio y la mitad del territorio, respectivamente.