Veintiocho personas muertas en una toma de rehenes en un restaurante de Bangladesh

  • Veinte de los fallecidos son rehenes, otros seis son milicianos y dos son policías
  • Los hechos ocurrieron en un local de la zona diplomática de Dacca, la capital.
  • En un primer momento se informó de que Estado Islámico estaba detrás del ataque, pero ese dato ha sido desmentido después por el Gobierno.
Fuerzas de asalto preparadas para actuar ante el ataque al restaurante de Dacca.
Fuerzas de asalto preparadas para actuar ante el ataque al restaurante de Dacca.
EFE

El ataque y posterior secuestro del viernes por la noche en un restaurante de Dacca, la capital de Bangladesh, se saldó con 28 muertos —20 civiles, dos policías y seis milicianos— y 13 personas rescatadas del lugar, entre ellas un ciudadano japonés y dos ceilandeses, según informó un portavoz militar en rueda de prensa.

El director de la operación militar, el general Nayeem Ashfaq Chowdhury, aseguró que los 20 rehenes fueron ejecutados en su mayoría con armas afiladas, seguramente machetes, según recogen medios locales. De ellos, nueve eran italianos y siete, japoneses.

El Ejército dio por terminada la operación de rescate, denominada Thunderbolt, tras un asedio de 12 horas que comenzó con el asalto efectuado por milicianos al local, frecuentado por extranjeros. En un primer momento se informó de que los asaltantes podrían ser afiliados a Estado Islámico, pero ese extremo fue desmentido este domingo por el ministro del Interior, Asaduzzaman Jan.

En una entrevista con Reuters, Jan afirmó que los hombres que irrumpieron en el local no hicieron ninguna demanda y agregó que la responsabilidad recae sobre personas que se han radicalizado en el país. El ministro apuntó al grupo Jamaat-ul-Muyahidín Bangladesh, que afirma representar a Estado Islámico pero que no tiene lazos conocidos con la formación extremista.

Pistolas, espadas y bombas

Uno de los rehenes que logró escapar antes del asalto de las fuerzas de seguridad ha explicado a los medios locales que varios asaltantes armados con pistolas, espadas y bombas irrumpieron en torno a las 20.45 (hora local) en la cafetería Holey, una concurrida panadería artesanal del barrio diplomático. En el momento del asalto, unas 20 personas estaban en las instalaciones —en su mayoría extranjeras— y habrían quedado retenidas en el edificio donde, además de la panadería, se encuentra el restaurante O'Kitchen.

Fuentes diplomáticas y expertos de seguridad habían advertido hace meses de la posibilidad de un ataque coordinado de esta envergadura en Bangladesh, un país de mayoría musulmana que desde 2013 ha sufrido una ola de ataques de corte islamista que se intensificó el año pasado.

Los atentados selectivos, generalmente a machetazos, han provocado la muerte de más de 40 personas en los últimos tres años, entre las que figuran fieles de minorías religiosas como hindúes, cristianos y budistas, seguidores de sectas no adscritas a la rama ortodoxa suní, activistas homosexuales o extranjeros.

Algunas de las acciones terroristas han sido reivindicadas por el grupo yihadista Estado Islámico y otras por la rama de Al Qaeda en el subcontinente indio, si bien las autoridades responsabilizan a grupos autóctonos.

Los restos de los 7 rehenes japoneses muertos llegan a Japón

Los restos de los siete japoneses muertos en el ataque terrorista llegaron este martes a Japón junto a los familiares que se habían desplazado hasta el país.

Un avión de las Fuerzas de Autodefensa (ejército) aterrizó en un aeropuerto de Tokio, donde el ministro de Exteriores, Fumio Kishida, y el viceministro portavoz del Gobierno, Koichi Hagiuda, realizaron una ofrenda floral y guardaron un minuto de silencio ante los féretros.

Los fallecidos son Makoto Okamura, de 32 años; Yuko Sakai, de 42; y Rui Shimodaira, de 27 años, los tres empleados de la consultora con sede en la capital japonesa Almec Corporation. La lista la completan Hideki Hashimoto, de 65 años; Nobuhiro Kurosaki, de 48; y Hiroshi Tanaka, de 80 años, de la firma Oriental Consultants Global; y Koyo Ogasawara, de 56 años, empleado de Katahira & Engineers International, según recogió la agencia de noticias Kyodo.

Además de los restos mortales de los siete fallecidos, también llegó a Japón el japonés que sobrevivió al asalto y que continúa recuperándose de una herida de bala.

Tamaoki Watanabe, empleado de la firma japonesa Almec Corporation, es uno de los 13 rehenes que las fuerzas de seguridad bangladesíes lograron recatar con vida tras 12 horas de cautiverio.

Watanabe y las siete víctimas trabajaban en un proyecto de desarrollo en Bangladesh liderado por la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), y se encontraba cenando en el restaurante la noche del pasado viernes cuando un grupo de yihadistas armados entró en el establecimiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento