La Tesorería de la Seguridad Social ha sacado este viernes 8.700 millones de euros del Fondo de Reserva para pagar las pensiones del mes de julio, que incluye dos mensualidades, la ordinaria y la extraordinaria.

Se trata de la mayor retirada de una sola vez realizada por el Gobierno en esta hucha de las pensiones, que a 1 de julio ha descendido hasta los 25.176 millones de euros, cifra que equivale aproximadamente al 2,3% del PIB español, ha informado el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Además, el anuncio no consta en la referencia del Consejo de Ministros ya que se hizo con posterioridad a la reunión y rueda de prensa.

Debido al déficit de la Seguridad Social de los últimos años, el Gobierno ha recurrido en varias ocasiones al Fondo de Reserva, del que ha utilizado 54.141 millones desde 2012. Es decir, que cuando Rajoy llegó al Gobierno había 63.008 millones de euros en dicho fondo. El máximo que llegó a acumular esta hucha fue de 66.815 millones de euros en 2011.

En diciembre de 2015, el Gobierno sacó del fondo 8.360 millones, una cantidad récord hasta este mes de julio, cuando ha sido superada al retirar 8.700 millones. Teniendo en cuenta la cantidad de la que echó mano este viernes y el montante restante (25.176 millones), al Gobierno le queda dinero únicamente para pagar tres nóminas mensuales (que en junio alcanzaron los 8.491 millones) si recurre a esta hucha para retiradas extraordinarias del mismo tipo.

En este sentido, el diputado electo del PSOE por Murcia Pedro Saura ha alertado este sábado de que tras este "hachazo" de Rajoy, "no habrá Fondo de Reserva de la Seguridad Social más allá de 2017".

La hucha de las pensiones ha generado en lo que va de 2016 unos rendimientos de 1.395 millones procedentes de las inversiones que realiza —bonos del Estado y compra de deuda pública por parte de Alemania, Francia y Holanda—. Desde que se constituyó el Fondo de Reserva los rendimientos netos acumulados ascienden a 27.490 millones, según ha destacado el departamento que dirige Fátima Báñez.

Además, sale más dinero del que entra en este fondo, ya que el montante de las aportaciones que realiza el Estado al Fondo de reserva es menor que las cantidades a las que ha recurrido desde 2012 (54.141 millones), y los 25.176 millones que quedan provienen en su mayoría por los rendimientos de las inversiones realizadas.