Pablo Ibar, en su celda en Florida
Pablo Ibar, en su celda en Florida ASOCIACIÓN PABLO IBAR

Un juez estadounidense fijó este viernes para el 14 de julio una audiencia en la que decidirá si concede la libertad bajo fianza al español Pablo Ibar, cuya pena de muerte fue anulada en febrero pasado por el Tribunal Supremo de Florida.

En una audiencia celebrada en un tribunal del condado de Broward, al norte de Miami, la defensa de Ibar pidió al juez Raaj Singhal la libertad condicional al considerar que no "se atiene" a la Constitución que el español siga preso.

Sin embargo, la Fiscalía, que ya notificó su intención de solicitar de nuevo la pena capital en la repetición del juicio contra Ibar por el triple asesinato en 1994 por el que fue condenado, rechazó esta moción de la defensa.

Para reforzar su negativa a esta libertad condicional, la Fiscalía presentó ante el juez cuatro cajas con documentos, vídeos y transcripciones de testimonios.

El juez tendrá dos semanas para examinar el contenido de estas cajas, aunque la defensa ya adelantó que "no hay nada nuevo" en ese material, que ya llevó al Tribunal Supremo de Florida a considerar en febrero pasado la ausencia de pruebas físicas que conecten a Ibar con el triple asesinato.

Las pruebas de la Fiscalía

"Me siento fuerte sobre la posible decisión del juez, ya que la Fiscalía no ha presentado pruebas que sirvan para negar este beneficio constitucional a Pablo Ibar", dijo el abogado de la defensa, Benjamin Waxman.

Los letrados de Ibar insistieron en la debilidad de las pruebas, tal y como falló el Supremo de Florida, y recordaron que éstas deben dejar claro, más allá de toda duda, la culpabilidad del reo.

Por ello, y a partir de ese razonamiento, consideraron que el español debe ser beneficiario de la libertad bajo fianza.

La Fiscalía, por contra, insistió en que las pruebas y testimonios entregados son suficientes para insistir en la petición de pena de muerte, por lo que rechazaron el pedido de libertad condicional, en una maniobra que la defensa calificó de táctica dilatoria.

El fiscal a cargo del caso, William Sinclair, ha contado con la ayuda del ya retirado Chuck Morton, que llevó la acusación en el primer juicio contra Ibar.

Ibar, relajado

El español, con uniforme de preso común, en color gris con rayas gris oscuro, se mostró durante la vista muy comunicativo y relajado.

El reo estuvo acompañado por una veintena de familiares y amigos, entre ellos su esposa, Tanya, su hermano Michael y su padre, Cándido, así como el cónsul español en Miami, Cándido Creis.

Ibar, de 45 años y origen vasco, fue condenado en 2000 por el asesinato en 1994 del dueño de un local nocturno y dos bailarinas, y lleva encarcelado casi 22 años, 15 de ellos en el corredor de la muerte, del que fue trasladado a una cárcel común a principios de mes.
Alvin Quinoñes, suegra de Pablo, explicó a Efe que Ibar ha superado la tristeza que tenía de poder verles apenas cada semana cuando estaba en el corredor de la muerte.

"Estamos preparados y seguimos. Hablamos con Pablo todos los días, nos llama varias veces todos los días, y aquí estamos, positivos, y seguimos para adelante", afirmó.