La Sección Tercera de la Audiencia de Jaén ha notificado este viernes al exalcalde de Huesa (Jaén), Francisco Javier Gómez Sevilla (PSOE), que tiene diez días de plazo para ingresar en prisión y comenzar a cumplir los tres años y dos meses de cárcel a los que le ha condenado el Tribunal Supremo por un delito de falsedad del que había sido inicialmente absuelto por la propia Audiencia.

La notificación de ingreso en prisión le llega un día después de que se haya tramitado la petición de indulto al Ministerio de Justicia a través de la Subdelegación del Gobierno en Jaén.

Ya está también presentado por su defensa el recurso al Tribunal Constitucional por entender que no se le puede condenar por un delito del que había sido absuelto por la Audiencia de Jaén sin antes celebrar una vista por el Supremo en el que se de oportunidad de oír al procesado.

Además, para este sábado, a partir de las 21,00 horas, en el Jardín Municipal de Huesa, el PSOE ha convocado un acto de apoyo al exalcalde en el que está previsto que Francisco Javier Gómez Sevilla explique exactamente por los hechos por los que se le han condenado a pesar de haber sido inicialmente absuelto.

Gómez Sevilla, en declaraciones a Europa Press, ha dicho que la condena del Supremo de tres años y dos meses de cárcel, además de multa de 3.600 euros, es "injusta y desproporcionada". Ha dicho estar "tranquilo" y sentirse "muy arropado" tanto por los suyos como por su partido, pero ha insistido en que se tiene que saber que él no se ha llevado ni un euro de dinero público.

"No digo que hiciera algo indebido, pero no como para mandarme tres años a la cárcel", ha señalado el exalcalde. Por eso en el acto de este sábado será él personalmente el que se encargue de relatar los hechos a las personas que acudan al acto para que "quede claro que yo no me he llevado nada, ni un euro porque ese dinero público se empleó en obras municipales y en jornales desde el primer euro hasta el último".

También, el lunes, 4 de julio, el Ayuntamiento de Huesa celebrará un pleno extraordinario en el que se llevará como punto de orden del día la adhesión del municipio a la concesión del indulto.

Por su parte, la defensa de Gómez Sevilla ya ha pedido a la Audiencia de Jaén la suspensión del plazo dado para la entrada en prisión en tanto en cuanto no se resuelva la solicitud de indulto.

LA CONDENA

La Audiencia de Jaén condenó en diciembre de 2015 a Gómez Sevilla, como inductor, y al arquitecto municipal, como autor, a seis meses de suspensión para empleo o cargo público a cada uno por un delito de certificación falsa. La misma sentencia absolvió al exalcalde de los delitos de prevaricación, malversación y falsedad.

El Ministerio Fiscal recurrió la sentencia de la Audiencia y seis meses después el Supremo, en junio de este año, la hecha por tierra y acaba condenando con pena de cárcel al exprimer edil por un delito de falsedad.

Según los hechos probados, Gómez Sevilla solicitó y le fueron concedidas dos subvenciones finalistas, una de 13.206 euros de la Diputación para la adquisición de materiales y otra de 34.414 euros del Servicio Público de Empleo Estatal, para la realización de la obra "Ensanche de la Fuente del Popi", aprobada por el Ayuntamiento de Huesa en 2008. Aun conociendo el destino de dichas cantidades, Gómez Sevilla, utilizó las mismas para pagar nóminas por trabajos en otras obras del municipio.

El arquitecto municipal, siguiendo órdenes del alcalde, emitió certificado final de la citada obra en 2009, con el objeto de justificar el destino para el que habían sido concedidas y evitar la devolución; presentando el alcalde dicho certificado ante los organismos subvencionadores.

Como no se habían realizado las obras, se aprobó por el Ayuntamiento un segundo proyecto, llamado Reforma Plazoleta Calle Úbeda, que era una copia casi idéntica del anterior, por el que recibió una nueva subvención de 42.700 euros, emitiéndose por el alcalde y el arquitecto las órdenes de pago, certificaciones de inicio, parciales y final de obra que, esta vez, sí fueron ejecutadas.

La Sala Segunda del Tribunal Supremo indica en su sentencia que si una orden de pago con cargo a una subvención finalista para realizar un determinado proyecto, que está sujeto además a su comprobación posterior, altera dicha finalidad para hacer efectivas nóminas por otros trabajos ajenos al destino del dinero, "comporta una alteración relevante del mismo aplicado a una partida presupuestaria oficial, incumpliendo no solo la función probatoria del documento, el pago de los trabajos realizados conforme a la subvención, sino garantizadora de haber aplicado a su fin específico el dinero recibido".

Para justificarlo, añade la Sala Segunda, era necesario certificar la terminación de las obras subvencionadas, llegando incluso a duplicar determinados trabajos del primer proyecto que fueron por ello doblemente subvencionados, lo que hizo necesario otro segundo, copia del primero, que sí fue ejecutado con una segunda subvención.

Consulta aquí más noticias de Jaén.