DCIM\100MEDIA\DJI_0650.JPG
DCIM\100MEDIA\DJI_0650.JPG EUROPA PRESS/PUERTOSDETENERIFE

Este supuesto condujo a la activación del Plan de Autoprotección del puerto, participando en el mismo más de un centenar de profesionales de diferentes especialidades, según ha informado la Autoridad Portuaria en una nota de prensa.

El nivel de desarrollo fue el correspondiente a máxima alerta, categoría roja, en respuesta al riesgo de afección que supondría un accidente de este tipo. Dicha circunstancia implicaba, por otro lado, requerir de medios externos de gran importancia ajenos a la Autoridad Portuaria como bomberos y Salvamento Marítimo, también presentes en el simulacro.

La plataforma elegida para esta importante actividad fue la West Eminence, atracada en la tercera alineación del Dique del Este y sometida actualmente a trabajos de reparación en la instalación capitalina.

Activada a las diez y diez de la mañana, la ficticia emergencia comienza con una llamada de la policía portuaria al Centro de Coordinación al detectar, en su rutina diaria, una columna de humo procedente de la mencionada plataforma, fruto de un incendio a bordo.

Inmediatamente se constituye el órgano rector de la emergencia, ubicado en el edificio Puerto-Ciudad, integrado por representantes del Gobierno de Canarias, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Capitanía Marítima y la propia Autoridad Portuaria en las figuras de su director, José Rafael Díaz, y jefe de Explotación, Leandro Melgar.

Desde el órgano rector se avisa y coordinan los movimientos a seguir con la Dirección General de Seguridad y Emergencias, Salvamento Marítimo, policía portuaria, prácticos, remolcadores, amarradores y Consorcio Provincial de Bomberos.

De acuerdo con el Plan de Autoprotección, también se habilita un Puesto de Mando Avanzado (PMA) en la zona cercana al lugar del siniestro desde donde coordinar los accesos a la plataforma y zonas anexas, garantizando así la evacuación de los heridos.

A mediodía, el incendio a bordo de la plataforma quedaba oficialmente extinguido, debiendo a continuación activarse el Plan Interior Marítimo.

En esta fase se procedió al despliegue de barreras de contención y cierre de la dársena.