Hebrón
Servicios de emergencia y fuerzas de seguridad israelíes permanecen en el lugar del tiroteo en la carretera 60, que cruza Cisjordania de norte a sur. EFE/Abed Al Hashlamoun

Un israelí ha muerto este viernes y otros tres han resultado heridos, todos ellos miembros de una misma familia, por disparos de palestinos en una carretera del sur de Cisjordania, informaron fuentes médicas y militares.

El muerto ha sido identificado como Mijael Mark, de 48 años, padre de nueve hijos, en el territorio ocupado de Cisjordania  Los hechos ocurrieron a primera hora de la tarde al sur del asentamiento judío de Kiriat Arba, en el distrito palestino de Hebrón, donde desde ayer se registra una peligrosa escalada de la violencia.  Las fuentes indicaron que un coche fue tiroteado desde otro vehículo en la carretera 60, que cruza Cisjordania de norte a sur y que el coche se estrelló.

"Los equipos del Maguen David Adom (equivalente a Cruz Roja) decretaron la muerte de un israelí en el lugar de los hechos", dijo el portavoz de ese servicio de emergencia, y agregó que otros tres han sido trasladados a un hospital de Jerusalén.

El muerto ha sido identificado como Mijael Mark, de 48 años, padre de nueve hijos y director del seminario rabínico del asentamiento judío de Otniel, en el territorio ocupado de Cisjordania. "Alrededor de veinte balas impactaron en el vehículo, que fueron disparadas desde otro coche que huyó de la zona", dijo en rueda de prensa telefónica el teniente coronel Peter Lerner.  Los heridos son su mujer, Java, de unos 40 años y en estado grave; y dos de sus hijos, de 15 y 13 años.

Los militares blindan el distrito de Hebrón

La ola de violencia que sacude la región desde octubre ha causado la muerte de 219 palestinos y 36 israelíes El suceso se agrega a una cadena de ataques palestinos desde el jueves que han causado la muerte a dos israelíes y heridas a otros seis.

Tres de ellos han tenido lugar en el distrito de Hebrón, lo que ha llevado al Ejército israelí a decidir el despliegue en la zona de dos batallones adicionales de infantería y a reducir el tráfico por las carreteras de la zona mediante retenes, señaló el portavoz militar. Se trata de suplemento de cientos de soldados para reforzar la presencia militar alrededor de Hebrón, donde aún tiene lugar una redada en busca de los autores del ataque.

Desde el jueves han muerto dos atacantes palestinos, una presunta atacante, y un hombre de 62 años por inhalación de gases lacrimógenos en el paso de Qalandia. La ola de violencia que sacude la región desde octubre ha causado la muerte de 219 palestinos (más de dos tercios de ellos atacantes o presuntos atacantes, según Israel), 36 israelíes y tres extranjeros.

Washington, Moscú, Europa y la ONU piden a Israel detener los asentamientos

En mitad de esta escalada de la violencia en la región, este viernes el Cuarteto para Oriente Medio (compuesto por la ONU, EEUU, Rusia y la UE) ha llamado a Israel a detener la expansión de los asentamientos en Cisjordania y urgió a las autoridades de Palestina a cesar toda incitación a la violencia.

Los dos llamamientos a las partes se incluyen en las recomendaciones de un esperado informe donde el citado grupo internacional analiza el conflicto palestino-israelí, y con el que pretende ayudar a desbloquear el proceso de paz.

La violencia, la expansión de los asentamientos israelíes y la falta de control de la Autoridad Palestina en Gaza son los tres grandes obstáculos para lograr la pazSegún el Cuarteto, la violencia, la expansión de los asentamientos israelíes y la falta de control de la Autoridad Palestina en Gaza son ahora mismo los tres grandes obstáculos para avanzar hacia una solución.

"Las dos partes deben tomar todos los pasos necesarios para evitar la violencia y proteger las vidas y propiedades de todos los civiles", señala el texto, que urge específicamente a la Autoridad Palestina a actuar para acabar con la "incitación" y a "condenar claramente todos los actos de terrorismo".

En cuanto a los asentamientos, el Cuarteto señala que Israel debe cesar su política de construcción y expansión, dejar de designar tierra para uso exclusivo israelí y no negar el desarrollo palestino.

En ese sentido, demanda cambios "significativos" en las políticas israelíes, como por ejemplo transferir poderes a las autoridades palestinas en la llamada zona C de Cisjordania, áreas bajo control militar de Israel y que representan la mayor parte del territorio donde debe crearse el Estado palestino.

Alrededor del 70% de ese suelo ha sido declarado de forma unilateral para uso exclusivo israelí, según el informe, que denuncia que el 30% restante, principalmente en manos de particulares palestinos, no puede desarrollarse al depender de permisos que Israel casi nunca concede.

Desde que en 1993 comenzó el proceso que desembocó en los acuerdos de Oslo, el número de colonos israelíes se ha duplicado en los territorios palestinos y triplicado en el caso de la zona C. En total, unas 570.000 personas viven en los asentamientos israelíes, que siguen creciendo sin interrupción.

Según el Cuarteto, esa expansión está "minando de forma constante la viabilidad de una solución de dos Estados". En cuanto a Gaza, el documento señala que las actividades de Hamás, la falta de control de la Autoridad Palestina y la situación humanitaria "alimentan la inestabilidad" y "obstaculizan los esfuerzos para lograr una solución negociada".

Si no hay respuestas por ambas partes para responder al deterioro de la situación en la franja, el Cuarteto ve riesgos de una nueva escalada de las hostilidades.

Así, pide respetar el alto el fuego y terminar con la acumulación ilegal de armas por parte de militantes palestinos, llama a Israel a levantar las restricciones a los movimientos y urge a una reunificación de Gaza y Cisjordania bajo el liderazgo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).