Rajoy en Moncloa
Rajoy en Moncloa EUROPA PRESS

Mariano Rajoy hablará "con todos los grupos políticos" sin distinción —incluidos los independentistas catalanes CDC y ERC—  para tratar de desbloquear la situación de ingobernabilidad que atraviesa el país tras los resultados del 26-J, las segundas elecciones que se celebraron en seis meses. 

Lo hará, según ha comentado este viernes la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, en una ronda "amplia de contactos" con el objetivo de formar un Gobierno "cuanto antes", y con "seriedad, rigor y discreción", consciente de que el PSOE "forma parte del núcleo esencial de las conversaciones".

En este sentido, la vicepresidenta no ha dado a conocer una fecha concreta para que se produzcan las negociaciones con los socialistas, de los que ha destacado que son "la segunda fuerza más votada" y que no cabe ninguna duda de su coincidencia con el PP en el marco constitucionalista y los compromisos de España en la Unión Europea.

Las casas se construyen por los cimientos y uno tiene que ver dónde está cada uno

Tampoco ha avanzado ni cuándo comenzará esa ronda de contactos ni el orden que seguirá el líder del PP con los grupos políticos, salvo con Coalición Canaria (1 escaño), con quienes ha fijado una reunión para el próximo martes.

"El presidente del Gobierno va a entablar contactos con todos los grupos para conocer su posición. Las casas se construyen por los cimientos y uno tiene que ver dónde está cada uno", ha explicado Santamaría.

Fuentes del Ejecutivo, por otro lado, han apuntado que no está cerrado si será Rajoy el que personalmente se ponga en contacto con todos los grupos políticos, incluido EH-Bildu.

Sobre la propuesta de Ciudadanos para apoyar a un Gobierno que, en dos años, se someta a una cuestión de confianza, ha hecho hincapié en que el objetivo es trabajar "por un Gobierno estable", por lo que no sabe si "lo mejor es estar planteando a dos años vistas una cuestión de confianza".

Su apuesta, ha insistido, es un Gobierno presidido por Mariano Rajoy, que pueda pactar con el resto de formaciones cuestiones "clave" como el proceso de construcción europea tras la salida del Reino Unido, o los compromisos presupuestarios con la UE, además de medidas para mejorar la competitividad y el empleo, el fortalecimiento institucional, la educación o el terrorismo. El objetivo, ha subrayado, es que "haya un Gobierno constituido cuanto antes".