La Guardia Civil Investiga Al Presunto Autor De Causar Heridas De Gravedad A Un
La Guardia Civil Investiga Al Presunto Autor De Causar Heridas De Gravedad A Un EUROPA PRESS/GUARDIACIVIL

La investigación se inició cuando guardias civiles del Servicio de Protección de la Naturaleza (seprona) fueron alertados de que un cánido había quedado atrapado en una trampa, tipo cepo, colocada en una parcela próxima a la urbanización Valle del Sol de Murcia.

Los vigilantes de seguridad de la urbanización fueron los que hallaron al animal malherido y lo trasladaron con rapidez hasta una clínica veterinaria, donde fue atendido por las lesiones sufridas en una de sus patas, una actuación determinante para salvar la vida del animal.

Además de salvar la vida del can, que estuvo atrapado durante varias horas, los vigilantes de seguridad aportaron valiosa información a los guardias civiles que permitieron orientar las líneas de investigación hasta un vecino de Murcia como sospechoso de causar las lesiones al perro.

Los agentes del Seprona llevaron a cabo un minucioso examen en la zona, donde se halló al perro malherido que permitió detectar la existencia de más trampas similares que se encontraban ocultas bajo la tierra y activadas.

Finalmente, la Benemérita ha identificado y localizado a la persona que presuntamente colocó las trampas tipo cepo, de uso prohibido, que causaron las lesiones al cánido, por lo que, tras obtener todos los indicios necesarios, se le instruyeron diligencias como presunto autor de delito de maltrato animal.

De la investigación se desprende que el ahora investigado había colocado estratégicamente varios cepos en una parcela con la finalidad de capturar conejos.

El investigado, los cepos incautados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Murcia.

El delito de maltrato animal se encuentra recogido en la reciente reforma del Código Penal, que lo define como el hecho de maltratar injustificadamente a los animales, mediante cualquier medio o procedimiento, causándoles la muerte, y es castigado con penas de seis a 18 meses de prisión e inhabilitación especial de uno a dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

Consulta aquí más noticias de Murcia.