El Protocolo de actuaciones para la comunicación de diagnósticos de sospecha de enfermedades profesionales por parte de los facultativos del sistema sanitario público recoge el procedimiento a seguir por los facultativos del Servicio Murciano de Salud de Atención Primaria para comunicar los supuestos de sospecha de enfermedad profesional, así como el modo de actuación de las administraciones y entidades implicadas, que en último caso, podría dar lugar a la calificación de la enfermedad como profesional por parte del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS).

Con esta nueva herramienta de trabajo se pretende detectar las causas evitables de las enfermedades profesionales a fin de que los trabajadores dispongan de una vida laboral lo más saludable posible y, por otro lado, detectar enfermedades profesionales que se tratan en el sistema público de salud pero que corresponde asumir a las mutuas.

A través de su incorporación a la atención primaria, el registro de enfermedades profesionales de 2015 ha llegado en algunos meses a duplicar los de los dos años anteriores, según informan fuentes de la Consejería.

La comisión de seguimiento de enfermedades profesionales, reunida esta mañana, ha valorado los datos recogidos desde la Dirección General de Asistencia Sanitaria sobre 'Enfermedades profesionales: la pandemia invisible' premiado recientemente en el congreso nacional 'Inforsalud' 2016.

Sanidad ha implantado en las nueve áreas de salud este nuevo sistema de alertas, de modo que se dota a los médicos de herramientas que les ayuden a la identificar una posible enfermedad profesional.

INSPECCIÓN SANITARIA

El circuito se completa con la creación en la Inspección Sanitaria de la

Unidad de Seguimiento de Sospechas de Enfermedad Profesional (USSEP). Desde dicha unidad se revisan y analizan todas las sospechas notificadas desde atención primaria antes de derivarla a la mutua.

En 2015 los médicos de atención primaria realizaron 1.943 notificaciones de sospecha de enfermedades profesionales

frente a las 160 del año anterior. Aquellas que en principio cumplen los requisitos técnicos legales son notificadas a la mutua correspondiente para que continúe con la investigación de la enfermedad.

Este sistema se inició ante la sospecha de

que existía un importante número de enfermedades profesionales que

eran

tratadas en el Servicio Murciano de Salud y se busca contribuir al afloramiento de aquellas enfermedades profesionales que pudieran quedar ocultas.

En su inicio, el objetivo de la consejería fue aumentar un 46 por ciento las enfermedades profesionales declaradas, porcentaje superado

de forma amplia al alcanzar el 68,7 por ciento, al pasar de

508 a 857, con un registro

de 349 más en un 2015, aumento inédito en el histórico del Sistema de Comunicación de Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social.

Las enfermedades profesionales con baja aumentaron en 17 por ciento (de 323 a 378) y en las enfermedades profesionales que no precisaron baja, con un aumento de 159 por ciento (de 185 a 479). La Región presentó el mayor aumento internanual de todas las comunidades en 2015, con 349 partes de enfermedad profesionales más que en el año anterior, lo que supone un 68,7 por ciento. Pasó en un año del puesto noveno al quinto en tasa de registro de enfermedades profesionales.

La consejería ha conseguido, en este primer año, un resultado mayor del esperado, superando ampliamente el objetivo planteado de aumento de registro de enfermedades profesionales. Con ello se ha logrado romper la tendencia histórica y crear una cultura de detección de enfermedades profesionales en todos los agentes, desde los médicos de Atención Primaria hasta las Mutuas, pasando por los Servicios de Prevención, el INSS, las empresas y los propios pacientes y ciudadanos.

Consulta aquí más noticias de Murcia.