Dentro de las entidades que impulsan esta petición están la Fundació de Residus i Consum, junto a Amics de la Terra Mallorca, Gob Mallorca, Fundació Deixalles i Zaro Waste Europe.

En Baleares, Formentera ha sido impulsora de la regulación de las bolsas de plástico con la entrada en vigor desde el 1 de enero de 2014 de la prohibición de las bolsas de plástico incluyendo las oxobiodegradables y, en el caso de distribuir bolsas biodegradables, la obligatoriedad para los establecimientos de cobrar un precio mínimo de 10 céntimos de euro por cada bolsa, según informa Amics en un comunicado.

Así, a nivel de otras comunidades autónomas, Cataluña está en trámite de una normativa que prohibirá la distribución gratuita de bolsas de plástico a todos los establecimientos de cualquier actividad comercial.

A los estados miembros de la UE les quedan cuatro meses para aprobar la transposición de la Directiva (UE) 2015/720, la cual fue aprobada el 29 de abril de 2015, para la reducción de las bolsas de plástico desechables. Sin embargo, según indican, "se acercan los plazos y en el Estado español todavía no se ha tomado ninguna medida", mientras que algunos de nuestros vecinos ya se han puesto en marcha, como Italia o Francia.

Anualmente en Europa se utilizan más de 100.000 millones de bolsas; se considera que en los últimos 10 años el consumo de este objeto se ha incrementado en un 47%. Según Cicloplast en España, cada ciudadano consume de media en 238 bolsas de plástico más de 97.000 toneladas, de las cuales apenas se recicla el 10%.

En la actualidad, el Programa estatal de Prevención de Residuos

recomienda a las administraciones locales realizar acuerdos voluntarios y acciones de sensibilización ciudadana.