Salud
Una niña, sentada en la cama de un hospital. GTRES

Chiara, una niña italiana de dos años, fue ingresada en la unidad de cuidados intensivos del hospital Gaslini de Génova, tras llegar en estado grave. Los médicos constataron que pesaba menos de lo normal, que se movía con lentitud y que presentaba deficiencia de vitamina B12 y unos niveles de hemoglobina muy bajos.

Sus signos clínicos son compatibles con los efectos que la dieta vegana puede tener en los menores, según publica La Repubblica. El diario asegura que los padres son veganos y han decidido que su hija también siga una dieta que excluye todo producto de origen animal.

"Es una dieta muy estricta que un niño puede seguir pero solamente a condición de que esté vigilado por un pediatra, preparado para tomar medidas cuando las deficiencias de vitaminas u otros elementos sean peligrosos para la salud de los pequeños", explica el médico Alberto Ferrando.

Los facultativos tienen que determinar aún si el daño neurológico ha sido provocado por trastornos genéticos o por la falta de B12, una vitamina que procede principalmente de los alimentos de origen animal, como la carne, el pescado, los huevos o la leche. Las personas veganas —a diferencia de los vegetarianos que sí consumen huevos y leche— necesitan habitualmente suplementos de B12 en su dieta.

Este es un tema muy delicado en Italia, dado que se trata del tercer caso de estas características que registra el país desde comienzos de 2015. Antes que Chiara, otros dos menores tuvieron que ser atendidos de urgencia por problemas de alimentación. La pequeña, tras ser atendida en el hospital, ha comenzado a recuperarse y los médicos están seguros de que podrá recuperar la funcionalidad del sistema muscular.