'Deep Mirror'
'Deep Mirror', instalación de Eliasson en el Salón del Ojo de Buey del Palacio de Versalles Olafur Eliasson - © Château de Versailles

En el Salón del Ojo de Buey, una antecámara de 1701, los cortesanos esperaban a recibir el permiso para acceder a la cámara real. Los aposentos de Luis XIV, situados en el centro del palacio, miraban hacia la salida del sol haciendo honor al sobrenombre del monarca absolutista, conocido como rey Sol, amante de sí mismo, que se consideraba astro de la vida y el orden de la Francia ilustrada y una personificación del dios griego Apolo.

La habitación barroca recibe una luz anaranjada que da a un espejo frente al que hay un círculo negro. Los reflejos combinados forman un extraño eclipse en el interior. Se trata de una instalación artística —Deep Mirror (Espejo profundo)— que a pesar de su modernidad no chirría en la imponente estancia histórica.

'Diálogo especial'

El Palacio de Versalles organiza cada año una exposición con el fin de crear "un diálogo especial" entre los trabajos y las instalaciones y jardines del inmenso complejo ideado por Luis XIV. Jeff Koons, Takashi Murakami o Anish Kapoor han sido algunos de los artistas invitados por la institución, que este año escoge al artista visual danés-islandés Olafur Eliasson (Copenhagen, 1967).

Investigador de la percepción y el movimiento, el autor hizo varias visitas a Versalles para escoger los lugares para las obras. Incluso pidió acudir de noche al palacio, para caminar en soledad y gestar una relación única y privilegiada.

'Emociones intensificadas'

"Metáforas del agua, difracciones, emociones intensificadas, sombras en movimiento: Olafur Eliasson quiere que, junto a él, el visitante tome posesión de Versalles", escribe Catherine Pégard, presidenta de la institución del palacio y los museos.

Una catarata artificial en el Gran Canal, suelo de roca glaciar Hasta el 30 de octubre, los jardines albergarán obras como una imponente catarata artificial en el Gran Canal —una explanada de agua de 1670 metros de largo que sirvió en el siglo XVII para celebrar fiestas náuticas— o un inusual suelo que imita la roca glaciar en el Bosquete de la Colonnade, flanqueado por 32 columnas jónicas de mármol y con una representación del rapto de Proserpina en el centro.

Además del eclipse de Deep Mirror, en las salas del palacio el visitante puede verse a sí mismo en los ventanales de la sala de enfrente o contemplar cómo un gran espejo ampliador colgante con un filo luminoso transforma la perspectiva del Gran Aposento del Rey, formado por siete salones.