Nuevo frente en Podemos: País Vasco y Andalucía piden voz propia en el Congreso

  • La secretaria general del partido en País Vasco pide un estatus similar al de las confluencias territoriales En Comú Podem y En Marea.
  • La dirección andaluza lo solicitó en enero, y ahora volverá a ponerlo sobre la mesa.
  • "Somos el grupo más amplio, con 11 diputados, junto con el catalán", afirma Sergio Pascual, diputado y miembro de los Consejos ciudadanos andaluz y estatal.
  • Compromís anuncia que volverá a irse al Grupo Mixto si no consigue grupo propio en el Congreso de los Diputados.
  • OPINIONES: "Sabor agridulce en Euskadi tras el 26-J".
Pablo Iglesias analiza los resultados electorales, que consolidan al PSOE en segunda posición y a Unidos Podemos en tercer lugar.
Pablo Iglesias analiza los resultados electorales, que consolidan al PSOE en segunda posición y a Unidos Podemos en tercer lugar.
EFE

Con el fracaso electoral aún por digerir, y con el debate entre los distintos bloques sobre el reparto de culpas empezando a aflorar, a Podemos se le abre un nuevo frente. Si las exigencias de sus socios territoriales en Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia complicaron la vida a la dirección tras el 20-D, ahora, tras el 26-J, hay que sumar las aspiraciones de la propia organización en País Vasco y Andalucía, que también quieren un reconocimiento especial y una voz propia dentro del grupo parlamentario en el Congreso.

Así lo ha manifestado a este diario la secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba, que apuesta también por "una descentralización más pronunciada de Podemos para asentarse en la diversidad territorial de nuestro país". También el secretario de Política de Podemos Euskadi y cabeza de lista por Bizkaia, Eduardo Maura, afirmó este martes en Radio Euskadi que espera que la dirección nacional acepte que la formación vasca tenga un subgrupo propio dentro del grupo parlamentario, algo que tendrán que abordar Alba y el secretario general del partido, Pablo Iglesias.

El objetivo es entrar en una "estructura confederal" como la que se tiene con los grupos gallego y catalán Marea y En comú. No fue así con los socios de Compromís, que ante la imposibilidad de poder formar grupo propio optaron por integrarse en el Grupo Mixto en la pasada legislatura.

Las tesis de Alba y Maura están alineadas con la concepción del partido que defiende el número dos y secretario político, Íñigo Errejón, que aboga por unmodelo plurinacional y federal, según ha dicho él mismo en varias ocasiones. Un proyecto más "transversal y abierto" que choca con el modelo de partido actual, más centralizado y jerárquico, y que varios miembros del partido próximos al número dos han calificado de "jacobino". Errejón, por su parte, llegó a decir, cuando Pablo Echenique fue nombrado nuevo secretario de Organización, de la necesidad de "desmadrileñizar la construcción organizativa”.

Y paralelamente a Alba y Maura, el exsecretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, persona de confianza de Errejón y actual diputado y miembro del Consejo Ciudadano andaluz y estatal, insistió este martes en que, "en un momento de relectura de los acontecimientos" tras el 26-J, "el equipo andaluz se ha ganado una voz propia en el Congreso para poder construir una agenda andaluza". "Somos el grupo más amplio, con 11 diputados, junto con el catalán", ha dicho Pascual, que resaltó que tanto País Vasco como en Andalucía son los dos únicos territorios donde tras las elecciones se han mejorado los resultados y han aumentado los escaños.

Marca propia en Andalucía

La petición de Pascual es un requerimiento expreso de Podemos Andalucía, que dirige la líder territorial Teresa Rodríguez, vinculada al sector anticapitalista, y ya quedó reflejado por escrito el pasado mes de enero en el Consejo Ciudadano andaluz celebrado en Atarfe, Granada, donde fue aprobado por unanimidad. Y aunque en la pasada legislatura fue un compromiso que no se llegó a ejecutar, fuentes de la dirección andaluza confirman que la reivindicación del papel de Andalucía "está sobre la mesa", aunque no aún no se sabe cómo ni cuándo se planteará a la dirección nacional. Lo que sí consiguieron, de momento, fue concurrir a las elecciones del 26-J con marca propia: Unidos Podemos por Andalucía.

Desde la dirección nacional, no obstante, sostienen que no les ha llegado ninguna petición oficial y que, en caso de recibirlas, las estudiarán, aunque admiten que ahora están inmersos en otros asuntos, como el análisis sobre por qué, contra todo pronóstico, la coalición Unidos Podemos no ha cumplido las expectativas electorales y se ha quedado en 71 diputados, los mismos que Podemos e IU consiguieron por separado el 20-D.

En esto contexto, distintos sectores del partido, entre ellos los próximos a Iglesias y a Errejón, han iniciado un debate interno en el que se culpan mutuamente de los resultados electorales a través de canales internos del servicio de mensajería Telegram. Así, los partidarios del secretario Político y Jefe de Campaña, Íñigo Errejón, han cuestionado la alianza con IU, que consideran "un lastre", mientras que los afines a Iglesias han criticado la campaña diseñada por el número dos, de la que dicen que "quizás ha estado demasiado dominada por la contención y por evitar dar miedo". En esta última línea, aunque sin nombrarlo, se ha manifestado el exdirigente Juan Carlos Monedero. Del otro lado Mónica Oltra, de Compromís, dijo este martes que el electorado "no ha visto con buenos ojos" la unión con IU. Ante este panorama, el propio Iglesias llamó ayer al orden interno y pidió responsabilidad a todos. "Es fácil hablar a toro pasado", subrayó.

Y todo ello mientras sigue pendiente abordar en los próximos días la forma en que se van a constituir y distribuir dentro del grupo parlamentario las distintas organizaciones que forman parte de la candidatura de Unidos Podemos, que se presenta complicada, ya que además de las aspiraciones de las confluencias territoriales, hay que decidir la forma en que se da espacio a IU y a Equo. Un puzzle complicado al que ahora se suman las peticiones de País Vasco y Andalucía. Para empezar, Compromís ya ha anunciado que intentará de nuevo conformar grupo parlamentario propio, y en caso de que la Mesa de la Cámara Baja esta vez tampoco le dé el visto bueno, sus cinco diputados volverán a integrarse en el Mixto y no se quedarán con Unidos Podemos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento