Nueva Canarias no descarta que su único diputado en el Congreso, Pedro Quevedo, pueda permitir con su abstención la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno en un escenario de pactos, pero en todo caso lo negociaría con el PSOE, con el que comparte candidaturas.

El propio Pedro Quevedo ha explicado a EFE que abstenerse en el debate de investidura de Rajoy no es algo que "contemplen en este momento", pero tampoco lo descarta, porque es una posibilidad que tendrían que hablar con los socialistas, con los que tienen cerrado el acuerdo de apoyar a Pedro Sánchez si se postula como presidente.

Pedro Quevedo, que se pasará de nuevo al grupo mixto cuando se constituya el nuevo Congreso a pesar de haber sido elegido entre los 85 parlamentarios del PSOE, ha recalcado que Nueva Canarias "en ningún caso" votará a favor de Mariano Rajoy y que, ahora mismo, su partido está más cerca del "no" que de cualquier otra opción.

"Nosotros creemos que el PP es responsable de que haya más desigualdad y pobreza en la sociedad española y de un maltrato a Canarias como el que no ha conocido esta tierra en toda su historia democrática reciente", ha manifestado el diputado nacionalista.

La vía canaria del '176' pasa también por C's y PNV

Los resultados electorales de este domingo obligan de nuevo a pactar para formar Gobierno. Uno de los pactos posibles, el de PP (137 escaños) con Ciudadanos (32) y el PNV (5), dejaría a Rajoy a dos escaños de la mayoría absoluta, que podría conseguir si logra convencer para que le voten —o se abstengan— a los dos diputados nacionalistas canarios: Ana Oramas, de Coalición Canaria, y Pedro Quevedo, de Nueva Canarias.

La diputada electa de Coalición Canaria, Ana Oramas, mostró su disposición a dialogar y a llegar a acuerdos para que haya un nuevo gobierno, pero añadió que Mariano Rajoy tiene que entender que ya no tiene mayoría absoluta y que el eventual apoyo de los nacionalistas canarios sería "para cambiar las cosas".

Ciudadanos prefiere mantenerse de perfil y pasar la patata caliente al PSOEEl PNV hablará con Mariano Rajoy si le llama para negociar, pero ve "muy difícil" llegar a un acuerdo con el Partido Popular porque tendría que dar un "giro de 180 grados" a muchas de sus políticas. Fuentes de la ejecutiva del partido consideran poco probable que el PNV forme parte de un pacto de investidura. "El PP tendría que hacer un viraje muy importante y lo vemos muy difícil", mantienen dichas fuentes.

Sin embargo, el diputado electo Pedro Azpiazu ha asegurado que el PNV está dispuesto a "poner sobre la mesa sus cinco votos si son importantes para la gobernabilidad del Estado español". Según ha explicado, su partido no impondría líneas rojas, pero la negociación tendría que incluir una agenda para avanzar en beneficio de los ciudadanos vascos.

Ciudadanos, por el momento, prefiere mantenerse de perfil e intenta que recaiga sobre el PSOE —la segunda fuerza más votada— la responsabilidad de pactar con el Partido Popular. "Nosotros no somos necesarios para un Gobierno de Rajoy; con el apoyo del PSOE pueden ponerlo en marcha", ha explicado Rivera.

Sin embargo, el líder naranja también ha asegurado que hablará con el Partido Popular sobre "las reformas necesarias para mejorar el país". Del mismo modo, ha dicho, que ya hizo con el PSOE en la pasada legislatura. Dichas conversaciones acabaron fructiferando en un pacto de Gobierno que en último término no desenvocó la formación de un Ejecutivo.