Pablo Iglesias, líder de la coalición Unidos Podemos, ha admitido que los resultados electorales, que con el 95% de los votos escrutados les sitúan en el tercer lugar (72 escaños) y por tanto echa por tierra la posibilidad de Sorpasso al PSOE (85) que evidenciaban todas las encuestas. ""Los resultados no son satisfactorios, teníamos unas expectativas diferentes".

"Es verdad que nos consolidamos como espacio político para el presente y futuro de nuestro país y que lo que hemos hecho en estos dos últimos años es histórico, pero también es verdad que esperábamos otros resultados", ha sentenciado en rueda de prensa, acompañado de Alberto Garzón, número cinco por Madrid, e Íñigo Errejón, su número tres.

El líder de la coalición ha criticado, además, el auge de los populares, que consiguen 137 escaños, cinco más que el pasado 20 de diciembre: "Nos preocupa que el bloque conservador hayan aumentado sus apoyos. es el momento de reflexionar y de dialogar con las demás fuerzas". En este sentido, ha hecho hincapié en que se ha puesto en contacto con Pedro Sánchez vía mensaje, para que las dos fuerzas empiecen cuanto antes la búsqueda de apoyos, aunque todavía no ha recibido una respuesta del socialista. "Lo más sensato sería dialogar entre las fuerzas progresistas a partir de los espacios que nos unen".

Preguntado sobre el fracaso de la coalición de Podemos e IU —pierden más de un millón de votos—, ha dicho que están muy "satisfechos con la formación de Alberto Garzón, así como con En Comú Podem y las mareas: "La confluencia se ha rebelado como el camino correcto desde la responsabilidad de estado para acercanos a la posibilidad de un gobierno progresista, que haga frente a las políticas de la derecha".  

Íñigo Errejón, número tres de la coalición Unidos Podemos, compareció horas antes para hacer balance y una breve valoración, que siguen la línea de los de Iglesias: "No son los resultados que esperábamos. No son buenos datos para la confluencia Unidos Podemos y no son un buen resultado para España porque retrasa un proceso de cambio político". Y lamentó no poder encabezar ese cambio "ni con la fuerza ni con la velocidad que" les gustaría".

Sin embargo y aunque no se produzca el sorpasso al PSOE que mostraban todas las encuestas, la posición de la formación que capitanea Pablo Iglesias ha demostrado que es "determinante y decisiva para el cambio político", del que ha dicho que "muchas veces tarda en consolidarse", y ha ratificado el espacio de su formación en el tablero actual: "En España hemos venido para quedarnos".