Laboratorio de I+D
Laboratorio de I+D SESDERMA

La lactoferrina es una proteína muy abundante en fluidos corporales (lágrimas, sangre, saliva) y es un componente importante del sistema inmune con propiedades anti-microbianas frente a bacterias y hongos. Además se le atribuyen características anti-inflamatorias y anti-oxidantes, según han señalado los responsables de la investigación.

Además hay evidencias de que la lactoferrina podría modular la progresión de la enfermedad de Parkinson ya que se ha detectado mayor acumulación de la proteína en neuronas resistentes a la enfermedad y

también se ha descrito un posible papel protector frente a la neurodegeneración a través del mantenimiento de la homeóstasis de calcio.

El estudio realizado por el empresa dermocosmética, Sesderma, que lleva empleando la lactoferrina muchos años, y la empresa Biópolis, una spin-off del CSIC, ha utilizado el nematodo Caenorhabditis elegans como organismo modelo y concluye que la lactoferrina tiene un efecto protector muy significativo frente a la parálisis corporal inducida en el nematodo.

Asi, las investigaciones, describen que aquellos que fueron tratados con lactoferrina mejoraron su sistema inmune, tuvieron un mayor desarrollo neuronal y mejor protección frente al estrés oxidativo (envejecimiento), por lo que

podría ayudar a la prevención del envejecimiento y de la neurodegeneración.

En este sentido indica que las diversas dosis de lactoferrina analizadas fueron muy efectivas y se reveló que se da un mayor retardo en la adquisición de la parálisis a mayor dosis de producto. También se demostró que la esperanza de vida de los nematodos dependía de la dosis de lactoferrina y el período de aplicación.

RESULTADOS

Los resultados indican que el tratamiento con lactoferrina incrementa hasta en un 22 por ciento la supervivencia del nematodo tras un estrés oxidativo y que con una dosis de 25 microlitros aumentaba su esperanza media de vida en un 13,3% y con una dosis de 50 microlitros en un 26,6%.

Por tanto se ha comprobado que protege frente al estrés oxidativo en el organismo modelo, que el efecto sobre la esperanza de vida se incrementa a medida que se incrementa la dosis y que se confirma su actividad antioxidante e inmunoestimuladora, lo que explica los efectos positivos sobre la esperanza de vida del nematodo, según los investigadores.

En el estudio sobre la "Evaluación del efecto protector de liposomas de lactoferrina en un modelo de Alzheimer", el producto se colocó sobre la superficie del medio de cultivo del nematodo a distintas dosis (25 microlitros, 50 microlitros, 100 microlitros y 150 microlitros). Una vez estos alcanzaron el estadio de larva L3 se indujo la expresión del péptido AB mediante incremento de la temperatura a 25º.

Después se realizó un recuento de la parálisis en cada población hasta que el 100% quedó paralizado y las curvas obtenidas se analizaron estadísticamente con el programa informático Graph Pad Prism.

En el otro caso, basado en el "Estudio del efecto anti-envejecimiento del producto Lactyferrin Classic en Caenorhabditis elegans" el componente se adicionó sobre la superficie del medio de cultivo de C. Elegans a distintas dosis (2,5, 5, 10, 25, 50, 100 y 150 microlitros).

Los gusanos, de la misma edad, se aislaron en distintos medios de cultivo y se incubaron a 20º en cada uno de ellos hasta alcanzar los 5 días. Tras este periodo se aplicó un estrés oxidativo incubando a los gusanos en placas con agua oxigenada durante cinco horas y se determinó su viabilidad.

Posteriormente se llevaron a cabo dos experimentos diferentes para determinar el efecto de la ingesta de la lactoferrina sobre la esperanza de vida de los gusanos.

En el primero, los gusanos estuvieron alimentados con el producto desde la fase de huevo hasta su senescencia (durante 21 días). En el segundo estuvieron alimentados con el producto durante 24 horas a partir del estadio de adulto joven.

Este estudio profundiza en sus propiedades y beneficios para poder ampliar sus indicaciones de la lacoferrina y ha reflejado unos resultados "excelentes" en su efecto protector frente a enfermedades neurodegenerativas.

La investigación ha sido elaborada conjuntamente por la directora técnica de Sederma, Ana Torrens Tomás, licenciada en Farmacia que se incorporó 2011 como directora de I+D a la compañía valenciana después de haber trabajado en Laboratorios Lebens y en el laboratorio de Corporación Dermoestética y Pilar Martorell, bióloga que trabaja desde 2007 en Biópolis como responsable del Laboratorio de Biología Celular.

Consulta aquí más noticias de Valencia.