Los seis países fundadores de la Unión Europea —Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo e Italia— han exigido este sábado a Reino Unido que ponga en marcha cuando antes el proceso previsto para abandonar de forma ordenada el bloque.

El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, destacó en Berlín, en una comparecencia conjunta con sus homólogos del resto de países fundadores, que Londres debe activar "cuanto antes" el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que es el que prevé el procedimiento para la salida de un país miembro. Steinmeier subrayó que los gobiernos de los restantes 27 países "no pueden reemplazar decisiones que se tienen que tomar en Londres".

Por su parte, el ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, instó al primer ministro británico, David Cameron, a asumir su "responsabilidad" por la decisión de convocar el referéndum y recalcó que hay "cierta urgencia" para que se ponga en marcha el proceso de salida.

Por un lado, argumentó el ministro galo, porque también "los otros 27 deben ser respetados", y por otro porque un retraso en la invocación del artículo 50 tendría "consecuencias" de carácter económico y social para todas las partes. En este mismo sentido, el ministro de Exteriores holandés, Bert Koenders, pidió que "las conversaciones empiecen, con buena voluntad, cuanto antes".

El titular luxemburgués, Jean Asselborn, explicó en este contexto que no sería positivo "cuatro meses o más de incertidumbre" hasta que se pongan en marcha la negociación de la UE con Reino Unido y deseó que nadie ahora en Londres trate de "jugar al gato y al ratón".  

El encuentro entre los jefes de las diplomacias de estos seis países es el primero multilateral convocado tras conocerse el resultado del referéndum británico, en el que con un 52% de los votos ganó la opción de abandonar la UE.

Documento para una UE "flexible"

Por otro lado, el diario alemán Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung avanzó este viernes que Berlín y París ya habían confeccionado un documento conjunto en el que se proponía una UE "flexible".

Steinmeier quiso además responder a la críticas de los países a los que no ha gustado que este primer encuentro no reúna a los 27 países restantes de la UE, diciendo que ya este viernes tuvo lugar un intercambio entre todos los ministros de Exteriores del bloque en Luxemburgo, una cita rutinaria que estaba en la agenda antes de conocerse el resultado del referéndum.

El ministro alemán agregó a este respecto que en los próximos días deberían producirse muchos encuentros en distintos formatos para conocer todas las opiniones.

Él, agregó, ya tiene previsto uno este domingo con su homólogo eslovaco —porque este país ejercerá la presidencia rotatoria en el segundo semestre de 2016— y el lunes otro, con el titular de Exteriores checo, que representa a los países de Visegrado: Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia.