Si el ejército español fuese como el australiano, quizás no sería necesario que se propusiera la implantación del servicio militar obligatorio, de nuevo. Y es que, al parecer, la oferta del ejército aussie financia las operaciones de cirugía estética a las mujeres soldado.

Colocaron implantes de silicona a dos mujeres

Así lo afirma Joel Fitzgibbon, portavoz de la oposición laborista en los temas de Defensa, que ha denunciado que dos mujeres de la Marina fueron operadas para que les fueran colocados implantes de silicona, según escribe Antonio Baquero en El Periódico.

"Que los contribuyentes estén pagando aumentos de pecho es una práctica cuestionable", ha afirmado Fitzgibbon, que pone en duda si las mujeres se alistan en el Ejército para luchar por su país o simplemente para operarse.

El cirujano que operó a las dos mujeres, Kourosh Tavakoli ha confirmado que "la Marina sabía" de lo que se trataba y aún así "los pagó (los implantes)".

"Razones psicológicas"

Andrew Nikolic, portavoz del Ministerio de Defensa, ha confirmado que las intervenciones se han producido pero ha negado que sean para que sus soldados "se vean más sexis", algo que considera "un insulto a quienes entregan su vida para defender el país".

Sostiene que las operaciones se llevaron a cabo por "razones psicológicas", para mejorar su autoestima.

Además, Pamela Noon, una cirujana plástica, ha reconocido que opera a un militar mensualmente, y que las operaciones las costea el Ministerio de Defensa: "No veo cómo estas operaciones pueden ayudar a nuestro Ejército a defender mejor nuestro país", sentenciaba Noon.