La compañía, que volverá a operar bajo la marca Sidenor, tiene fábricas en el País Vasco, Cantabria y Cataluña, y oficinas de ventas en Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido. La capacidad instalada de la compañía es de un millón de toneladas por año y proporciona aceros especiales para los diversos sectores de la economía, especialmente para la industria del automóvil.

Además, la compañía posee uno de los mayores centros de investigación y desarrollo de la industria del acero en Europa, siendo "un referente" en el desarrollo de nuevas tecnologías en la producción de acero. Sidenor y Gerdau seguirán colaborando con el desarrollo de nuevos productos, en particular de acero para la industria automotriz.

El acuerdo definitivo alcanzado para vender su división a Clerbil SL. fue anunciado hace un mes. Al frente de la operación está el actual consejero delegado de Sidenor, José Antonio Jainaga. Clerbil fue constituida en marzo de este año con domicilio social en Bilbao y Jainaga es su director presidente (CEO).

El valor de la transacción es de 155 millones de euros, con la posibilidad de incrementar la cifra en otros 45 millones de euros al final de cinco años, dependiendo de la evolución futura del negocio. Gerdau precisó hace un mes que la operación tendrá un efecto positivo en sus cuentas de más de 100 millones, correspondientes al importe por la venta, así como a la desconsolidación de la deuda y otras obligaciones en el balance de la multinacional.

El montante económico de la operación corresponde a 21 veces el Ebitda de Sidenor de 2015 más 7,5 veces el Ebitda proyectado para 2016. Si se considera solo el 'cash' (100 millones) efecto de la transacción, los múltiplos serían 14,2 veces del Ebitda de 2015 más 5 veces el Ebitda proyectado para 2016, mismo múltiplo de la adquisición de Sidenor en 2006.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.