Según el escrito de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se produjeron en la madrugada del 2 al 3 de mayo en la vivienda que el acusado compartía con la víctima y con su madre, con quien mantenía una relación sentimental.

Aprovechando que tanto la madre como su hija estaban dormidas, se introdujo en el cuarto de la niña, donde la sometió a diversos tocamientos hasta que la pequeña se despertó. En ese momento, y pese a que la niña le pidió que parara, el acusado abuso sexualmente de la niña.

La Fiscalía solicita además para el acusado, que permaneció en prisión provisional desde que ocurrieron los hechos y hasta junio de 2015 y al que imputa un delito de agresión sexual con penetración de objetos, 10.000 euros de indemnización para la menor así como la prohibición de acercarse a menos de 500 metros o comunicarse con ella.