El Ayuntamiento ha explicado que los agentes han recibido un aviso a las 8:00 horas alertando sobre las molestias que causaba la música procedente de una vivienda en la que se estaba celebrando una fiesta.

Una vez personados en el lugar, se han encontrado con un numeroso grupo de personas en la azotea de la casa donde se estaba utilizando un equipo de música profesional.

Los agentes de ambos cuerpos de seguridad han realizado diversas identificaciones y la actuación se ha saldado con diligencias por un delito contra la salud pública, cuatro denuncias por infracción de la ley que prohíbe la tenencia y consumo de sustancias estupefacientes, dos denuncias por infracción de la ordenanza de ruidos y la incautación de los equipos musicales.

El propietario de esta vivienda ha sido denunciado con anterioridad en otras ocasiones por alquilarla para la celebración de fiestas ilegales.