Así, ha dicho que "no solo afectará al sector turístico si no a todas las empresas que trabajan en Gran Bretaña". "Lo vemos con preocupación", ha añadido el responsable del Ejecutivo balear.

"Uno de los efectos", ha explicado, "puede ser la depreciación del valor de la libra, que ahora está fuerte en relación al euro" cosa que, según ha valorado, influiría al turismo porque "el turista opta por Baleares porque hasta hora tenía una mayor capacidad adquisitiva".

Además, ha explicado que también se puede dar "una hipotética subida de impuestos en Gran Bretaña lo que haría que el gasto británico para ocio y viajes se viera repercutido".