Sentada demócrata
Varios legisladores en una sentada en el recinto de la cámara baja, en Washington, en una foto publicada en Twitter por el representante John Yarmuth. @RepJohnYarmuth

Unos treinta legisladores demócratas han realizado este miércoles una sentada en el pleno de la Cámara de Representantes de EEUU para pedir reformas que limiten la compra de armas de fuego y eviten matanzas como la del pasado 12 de junio en la ciudad de Orlando, en el estado de Florida, en la que murieron 49 personas.

Los legisladores tomaron el pleno en protesta por la falta de compromiso por parte de los republicanos para proponer reformas legislativas que refuercen los controles de antecedentes y se limite la compra de armas de asalto.

El congresista John Lewis encabezó esta ocupación simbólica y pronunció un discurso en el que aseveró que "los estadounidenses quieren que hagamos algo para frenar el problema de la violencia de las armas. No podemos esperar más".

"Hemos hecho oídos sordos a las muertes y a la sangre de inocentes derramada en nuestro país", afirmó Lewis, un histórico del Congreso de Estados Unidos y uno de los dirigentes de las protestas por los derechos civiles de los negros en los años sesenta.

"Llega un momento en que hay que hacer algo y montar algo de ruido. Este es el momento", arengó Lewis.

Los congresistas se negaron a abandonar el centro de la Cámara e interrumpieron el tradicional rezo del mediodía, que sustituyeron en su lugar por un rezo por las víctimas de la violencia de las armas.

Ante la llamada al orden de algunos congresistas republicanos, los demócratas gritaron: "¡sin proyecto de ley, no hay receso!".

La virtual candidata demócrata a la Presidencia, Hillary Clinton, mostró su apoyo a los congresistas rebeldes en su cuenta de la red social Twitter: "Esto es verdadero liderazgo", escribió la ex secretaria de Estado.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA) se ha opuesto de nuevo a cambios en la ley, mientras que la mayoría de republicanos se ha alineado con la organización cuyo respaldo en este ciclo electoral es vital para ganar apoyos conservadores.

El Senado rechazó el pasado lunes cuatro propuestas de ley -dos demócratas y dos republicanas- para el control de armas.