El Ministerio Fiscal sostiene que el acusado, en compañía de un menor de edad, y como el conductor de un autobús que cubría el recorrido Oviedo-Siero se negó a abrirles la puerta del autocar en la Plaza Campo de la Vega de Oviedo, pues no estaba prevista, comenzó a dirigirle todo tipo de improperios, tales como "hijo de puta", y "cabrón".

A continuación, empezó a propinar puñetazos y patadas a la puerta de viajeros, llegando a fracturar el cristal, causando desperfectos tasados en 899,66 euros.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de daños y de una Falta de vejaciones, y solicita que se condene al acusado a sendas multas, una de 10 meses a razón de 10 euros al día y otra de 15 días a razón de 10 euros al día, junto con el pago de las costas procesales y de una indemnización de 899,66 euros a la empresa arrendadora del autobús, que se hizo cargo de los desperfectos.

Consulta aquí más noticias de Asturias.