De esta manera, ha Sala de Lo Pensal del TS ha confirmado los delitos de detención ilegal, denuncia falsa, y falta de lesiones.

Por su parte, durante el juicio celebrado en el Juzgado de Instrucción núm. 4 de Puerto del Rosario (Fuerteventura), se consideró probado que el 24 de mayo de 2013, la víctima, L.J.O. -letrado con más de 25 años de experiencia- vio al policía local efectuando una maniobra que entendió irregular con si motocicleta oficial.

En este sentido, como el agente le había interpuesto varias denuncias por supuestas infracciones de tráfico y al entender que era objeto de persecución y exceso de celo por parte de policía, le recriminó la maniobra que había hecho.

EL AGENTE LLAMÓ "IMBÉCIL" A LA VÍCTIMA

Tras una breve conversación en la que el agente le llamó "imbécil", el abogado le preguntó a un testigo del insulto si actuaría como tal en una denuncia, por lo que se dirigió a las dependencias de la Policía Local para formular la misma.

Pocos minutos después, el agente entró en las dependencias y se enteró de que estaba presentando una denuncia contra su actitud.

En un momento dado, y mientras la víctima esperaba, el policía le levantó las manos, le dijo que estaba detenido y trató que meterlo por la fuerza en una dependencia anexa al mostrador donde se efectúan las denuncias. Ante esto, la víctima se puso a gritar para llamar la atención de un oficial mientras seguía inmovilizado por el acusado.

Por su parte, otro funcionario apareció y se llevó fuera a su compañero. Una vez fuera le preguntó al acusado qué había pasado y éste le respondió que lo había detenido por amenazas de muerte y porque previamente lo había grabado en la vía pública mientras desempeñaba su trabajo, y que ya le había leído sus derechos.

SE LE TRASLADA A UNA COMISARÍA DE LA POLICÍA NACIONAL

Ante esto, el compañero volvió a entrar y le dijo al abogado que estaba detenido según las indicaciones del acusado, llevándolo como detenido en un vehículo policial con el correspondiente distintivo oficial a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.

Ya en dependencias de la Policía Nacional se le informó a la víctima que estaba detenida por amenazas y falta de respeto a la autoridad con sustento en las manifestaciones de los policías locales comparecientes.

Tras tomarle declaración, pasó a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia n° 2 de Puerto del Rosario, quién directamente incoa juicio de faltas por estos hechos el mismo 24 de mayo, acordando la inmediata puesta en libertad.

El hombre fue citado en calidad de denunciado para la correspondiente vista oral el día 28 de mayo, tras cuya celebración se dictó sentencia absolutoria al no formular acusación el Ministerio Fiscal, quién interesó se dedujere testimonio contra el policía local por posibles delitos de detención ilegal y contra la integridad moral.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.