Gamara y Temboury firman el convenio
Gamara y Temboury firman el convenio EUROPA PRESS

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, y director general de Endesa en la Zona Noroeste, Miguel Temboury, han firmado esta mañana un convenio de colaboración con el objetivo de garantizar el acceso continuado al suministro de electricidad y gas de familias en situación de pobreza energética.

"Se trata de evitar la suspensión de unos suministros básicos para las personas, que resultan de vital importancia para residir en sus hogares. Queremos que no lleguen al corte de estos servicios por la imposibilidad de hacer frente a las facturas que generan y, en caso de producirse, que les sean repuestos de inmediato", ha señalado Gamarra.

Como ha recordado la alcaldesa, este acuerdo se realiza en el mismo sentido que el formalizado a principios de año con Iberdrola, con lo que "en estos momentos más del 80 por ciento de los hogares logroñeses están cubiertos por esta medida de protección social en el caso del suministro eléctrico y más del 20 por ciento en el caso del suministro de gas". En concreto Endesa cuenta en la ciudad con cerca de 10.000 clientes.

En realidad se trata de sistematizar una línea de actuación que desde el Ayuntamiento, y con la colaboración de las empresas, ya se venía haciendo desde hace tiempo aunque de manera coyuntural a través de las ayudas de emergencia, y que, a través de la Mesa de la Pobreza, se decidió ampliar con un plan de acción integral.

Mediante el convenio firmado esta mañana, los clientes de Endesa para percibir la ayuda deben cumplir determinados requisitos: residir en una vivienda de Logroño y haber pasado previamente por la valoración técnica de los servicios sociales municipales que determinen que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad económica. Con este informe, y residiendo en la ciudad, tendrán acceso a una subvención municipal que le será remitida directamente a la empresa suministradora.

"Es una colaboración que nos satisface porque pone de manifiesto la capacidad de las instituciones y de las empresas privadas de trabajar conjuntamente en beneficio de la sociedad. Es una unión de esfuerzos que repercute directamente en las personas, que contribuye a ayudarles a solventar uno de los problemas más graves que pueden sufrir", ha señalado la alcaldesa.

Por su parte, Miguel Temboury ha señalado que "Endesa está firmemente comprometida con la protección de los consumidores en situación de vulnerabilidad y es consciente del grave problema que supone la pobreza energética en muchos hogares españoles".

Por este motivo, el convenio firmado hoy se une a otros más de 90 acuerdos alcanzados desde 2013 con diferentes ayuntamientos y organismos públicos para evitar el corte de suministro a familias en situación vulnerable".

Ha defendido este tipo de convenios "como la mejor herramienta contra la pobreza energética", por encima del bono social, "que cuesta 188 millones de euros al año, y que no cumple con los objetivos previstos, porque de los clientes de Endesa que han tenido ayudas a través de los convenios, un 78% no eran destinatarios del bono social".

CONCESIÓN.

En virtud de este acuerdo, el Ayuntamiento y Endesa compartirán información sobre los casos de posible pobreza energética que detecten. A partir de ahí, los servicios sociales municipales pondrán en marcha el procedimiento de concesión de ayudas.

El Ayuntamiento, previa autorización del posible beneficiario, remitirá un correo electrónico a ENDESA identificando la dirección del suministro, el número de contrato, el nombre, el NIF del titular del mismo y un teléfono de contacto y la referencia e importe de las facturas objeto de la ayuda. Si hubiera otros pagos pendientes, se valorará su inclusión en la prestación económica.

Endesa se obliga a partir de ese momento a mantener el suministro de la electricidad o gas durante un máximo de un mes; en caso de que estuviese suspendido ya el suministro, solicitará su restablecimiento inmediatamente al distribuidor, siendo posible generalmente en las veinticuatro horas siguientes. En estos casos, Endesa no exigirá el pago de intereses, comisiones o gastos adicionales; excepto los de reconexión que pudiera exigir el distribuidor.

Durante este mes, los servicios sociales municipales realizarán la valoración técnica de la situación de la persona o familia solicitante de la ayuda a fin de determinar si realmente concurren las condiciones para su concesión. En caso favorable se tramitará el expediente y se efectuará el pago de la factura o facturas adeudadas a la empresa suministradora; gestión que será comunicada a Endesa mediante el mismo correo electrónico antes mencionado.

Al margen de facilitar el pago del servicio, la empresa Endesa ofrecerá a estas familias un servicio de asesoría sobre diferentes posibilidades de optimización de sus contratos de electricidad y gas, como es la adaptación de la potencia contratada al uso real de la misma, con propuesta de actuaciones que fomenten la eficiencia energética y con información sobre el bono social. Endesa también prestará esta labor de asesoría al Ayuntamiento sobre distintos aspectos de ahorro del consumo eléctrico y de gas.

AYUDAS.

Las ayudas para evitar el corte de suministro de gas y luz se han establecido en función de criterios técnicos, atendiendo a una media de los recibos de este sector de la población.

Las subvenciones establecidas ascienden a un máximo de 120 euros por recibo mensual y de 400 euros por consumidor y año; y las dirigidas a cubrir el suministro eléctrico, a un máximo de 60 euros al mes y de 200 por consumidor al año. Si hay menores en la unidad familiar la cuantía se incrementa en 50 euros.

Estas cantidades proceden de la partida municipal de ayudas de emergencia, aunque para contribuir a cubrirlas el Ayuntamiento concurre a la convocatoria que el Gobierno de La Rioja mantiene para apoyar a los entes locales a paliar la pobreza energética. En concreto para este 2016, el Ayuntamiento de Logroño ha solicitado 150.000 euros del fondo regional.

En 2014 se concedieron 108 subvenciones por un importe de 12.638 euros; y en 2015, 157 por 18.813 euros. En los meses que han transcurrido de 2016, 177, por un total de 24.779 euros, estando en valoración alrededor de otras 60 nuevas peticiones.

El Ayuntamiento está asimismo impulsando otras acciones dentro de este plan integral contra la pobreza energética, en concreto se han llevado a cabo 107 auditorias energéticas -a través del programa europeo Fiesta- a viviendas sociales, tuteladas o que reciben subvenciones municipales.

Además se han celebrado cuatro talleres sociales -uno organizado por el Ayuntamiento y tres por Cáritas- y un quinto dirigido a los trabajadores sociales municipales; una labor formativa que se va a continuar en las próximas semanas, en fechas ya fijadas.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.