El vicepresidente del Área de Cooperación e Infraestructuras y portavoz del equipo de Gobierno, Santiago García Aranda, que ha comparecido este miércoles en rueda de prensa junto con el vicepresidente del Área de Servicios Generales y Empleo, Fernando Muñoz, ha señalado que la inversión aprobada y adjudicada para este proyecto está "en el entorno de los tres millones de euros, de los que se ha gastado más de 1,6 millones", pero ha señalado que esas inversiones no previstas añadirían un coste adicional cercano a los 400.000 euros.

García Aranda ha explicado que la Diputación toledana contrató "a comienzos de este año" los servicios de una empresa especializada en el sector turístico para realizar un estudio sobre la viabilidad turística y económica de Ciudad de Vascos, afirmando que este informe señala que el proyecto "no será previsiblemente capaz de conseguir una dinámica turística en la zona".

El portavoz ha señalado que en el entorno del yacimiento "no se pueden hacer visitas del 1 de febrero al 31 de mayo debido a la parada biológica", comentando que esta época del año tienen lugar "todos aquellos eventos que pueden generar visitas" a Ciudad de Vascos, por lo que estas fiestas "no aportarían ningún turismo" al yacimiento.

Además, ha incidido en que esas fechas "coinciden con la época más favorable del año para las visitas", argumentando que en verano la zona tiene "temperaturas excesivamente calurosas", mientras que en otoño e invierno "la climatología extremadamente fría" restaría potencial al proyecto.

También ha recordado que en el proyecto "no existe intervención planeada" sobre el propio yacimiento, añadiendo que en el mismo no se delimitan las áreas a visitar de las restringidas y que la orografía del terreno "supone un potencial peligro para las visitas, especialmente niños y personas de edad avanzada".

"El yacimiento resulta incomprensible para el visitante porque no hay señalización prevista y el espacio es poco accesible e incluso peligroso porque hay desniveles, rocas y senderos", ha continuado García Aranda, comentando que la seguridad exige "una especial atención porque se contempla la visita de escolares".

Del mismo modo, ha indicado que el estudio de viabilidad turística "advierte serias dudas" acerca de la idoneidad de Ciudad de Vascos "como destino para una excursión de un día con suficiente atractivo turístico y más aún para desplazamientos con necesidad de pernoctar".

ACCESO FLUVIAL

Por otra parte, Santiago García Aranda ha hecho hincapié en que la única vía de acceso aprobada en el proyecto es la fluvial "pese a que el informe del Servicio de Montes indicaba que se mantuviera la vía de acceso actual" y ha criticado que se encargara a un astillero la construcción de una embarcación para llegar al yacimiento cuando la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) "no ha autorizado la navegación en el río Huso y esta ni siquiera se ha solicitado".

Además, ha apuntado que también se limita el potencial turístico de la zona ya que no es posible realizar actividades acuáticas en el entorno del yacimiento "como el kayak, el piragüismo o el baño porque la CHT no incluye al embalse de Azután como navegable por el peligro de succión de las turbinas en caso de desembalse".

Del mismo modo, ha criticado que la embarcación encargada tiene una potencia máxima de cuatro nudos, una velocidad que "no se aclara si es suficiente en caso de desembalse", además de añadir que este barco "no tiene áreas a cubierto que protejan a los visitantes y el acceso puede resultar dificultoso a personas con movilidad reducida".

Respecto al destino que la Diputación dará al buque, el portavoz ha asegurado que tiene su "idea propia" pero ha afirmado que quiere que "se pongan sobre la mesa los criterios objetivos de todo tipo" antes de presentar dicha propuesta al presidente de la Diputación, Álvaro Gutiérrez.

Asimismo, ha comentado que hay "una dificultad seria" para el cumplimiento del contrato de pago del barco al astillero que lo ha fabricado, explicando que el último pago, cifrado en alrededor de 150.000 euros, "ha de realizarse una vez esté el barco en el río Huso", señalando las dificultades para cumplir este aspecto ya que "no hay autorización para navegar".

PÉRDIDAS DE ENTRE 100.000 Y 400.000 EUROS

Finalmente, el vicepresidente del Área de Cooperación e Infraestructuras ha detallado que el estudio de viabilidad económica ha considerado cuatro escenarios "del más favorable al más prudente" en los que se asegura que el proyecto tendría "un déficit de entre 100.000 y 400.000 euros al año".

Sin embargo, Santiago García Aranda ha señalado que "los expertos dicen que fuéramos pensando en, al menos, 400.000 euros de pérdidas".

Por todo ello, el portavoz de la Diputación ha señalado la posibilidad de que se iniciase una comisión para tratar el proyecto "si el Pleno lo aprobase", aunque ha aclarado que esta comisión "no podría ser una comisión de investigación como tal, sino una comisión".

El diputado provincial ha explicado que esta circunstancia se debería a "una cuestión de orden jurídico", ya que "no se pueden denominar con el apellido de investigación las comisiones en el ámbito local en las que se realizan estudios y averiguaciones sobre cualquier circunstancia".

Finalmente, Fernando Muñoz ha remarcado que el anterior equipo de Gobierno de la Corporación provincial "había convertido en miniexpedientes a Ciudad de Vascos", considerando que "alguien tendrá que explicar, no sólo desde el punto de vista política, por qué convirtieron a Ciudad de Vascos en migajas".

También ha reiterado que si la revisión de los documentos del proyecto "conlleva algún tipo de acción legal contra los responsables de este proyecto, al Gobierno no le va a temblar el pulso en acudir a los tribunales".

Consulta aquí más noticias de Toledo.