Según el estudio de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) en Baleares hay 85.000 personas con temperaturas inadecuadas en invierno, 162.000 con retrasos en los pagos de las facturas energéticas y 271.000 personas que sufren goteras y podredumbres en sus viviendas.

Para CCOO, los dados, en su conjunto, son "una muestra más de como los efectos de la precariedad laboral inciden en el bienestar de las familias", tal y como indican en un comunicado.

ACA ha publicado el III Estudio de Pobreza energética, que revela que más de 5 millones de personas en España son incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada en los meses fríos. En este estudio se comparan la situación a nivel nacional y segregado por comunidades autónomas de los años 2007 y 2014.

El estudio concluye que España está por encima de la media europea, un 25% de los hogares españoles están en pobreza energética, el 6% de los ciudadanos dedican más del 15% de los ingresos familiares al pago de facturas energéticas. La estimación de muertes prematuras asociadas a la pobreza energética es de 7.000 fallecimientos prematuros (valor promedio).

Casi todas las CCAA están igual de vulnerables en el grado de afección.

En cuanto a Baleares hemos tenido un aumento considerable desde que se publico el segundo estudio de 2.007 a este de 2.014, pasando de ser la undécima en el 'ranking' en el año 2.007 a la sexta en 2.014, pasando del 3% al 9,9% en el índice general y del 18,6% al 29,8% en cuanto a pobreza energética.

Desde el sindicato, no se tiene duda de que la derogación de las reformas laborales permitiría la creación de más y mejores empleos con mayores derechos y aumentos de salarios que vendrán a paliar, en parte, esta pobreza energética, acometiendo además lo más pronto posible la adopción de políticas más activas contra la pobreza y la exclusión social.