Logos Olímpicos
Logos Olímpicos parecidos a otros diseños.

Tan sólo 48 horas después de que 20 minutos publicara que la oficina olímpica investigaba el posible plagio en un logotipo que opta a ser imagen de la candidatura de 2016, los lectores del diario informaban de extrañas coincidencias en, al menos, otros cinco de los diez diseños elegidos para el concurso.

A pesar de que el logo sospechoso es el llamado Madrid fluye, un haz de líneas de colores parecido a la imagen de una marca de gafas italiana, el diseño al que los lectores han encontrado más parecidos razonables es el titulado Light, y que consiste en una gran M naranja sobre fondo negro.

Empresa farmacéutica y firma comercial

"He encontrado dos logotipos de empresas farmacéuticas de prestigio internacional (AstraZenecha y Archimica) muy similares", denuncia el lector Ignacio Martín. Otros lo conectan con la marca de la Fundación Tripartita, con una firma comercial llamada Infinity Systems y hasta con el diseño de una tarjeta pirata de Digital Plus.

Víctor M. da Silva relaciona el logotipo De Madrid al Olimpo con el de las olimpíadas de Moscú de 1980. 
Otros cuatro diseños tampoco se libran de estas odiosas comparaciones. El titulado Mariz Mariz le resultó "muy familiar" al lector Antonio Martínez, tanto como para recordarle al diseño del disco Aidalai de Mecano. Para Emilio, el logo Corle es "muy parecido al que usa el Ayuntamiento de Móstoles". Otro es De Madrid al Olimpo, que Victor M. da Silva relaciona con el de las olimpiadas de Moscú de 1980. Por último, otro lector anima a ver las semejanzas del logo Un río de ilusiones con el de Málaga 2016, ciudad europea de la cultura.

Entre el gremio de los diseñadores ha cundido el descontento por la decisión de convocar un concurso público para el logo olímpico. La oficina olímpica se escuda en que no existe una herramienta 100% fiable para comprobar la originalidad de un diseño. Eso sin olvidar que muchos señalan como un fraude esta elección, que termina el domingo, pues vía Internet se pueden emitir tantos votos como correos electrónicos se tengan.