Para ello, Orange intensificará su despliegue 4G en municipios con perfil vacacional, con una inversión de 776.000 de euros, dedicados a instalar nuevas antenas y reforzar la capacidad de otras ya existentes. La inversión acumulada por Orange en el despliegue 4G en la provincia es de 46,7 millones de euros, según informa la compañía en un comunicado.

Este plan afectará en total a 21 estaciones de su red, garantizando con esta inversión los niveles óptimos de servicio habituales en poblaciones consideradas como objetivo turístico, como Alaior, Alcúdia, Ciutadella de Menorca, Eivissa, Manacor o Son Servera.

El crecimiento de tráfico que Orange está midiendo en su red con respecto al año pasado alcanza ya valores del 80% y, a este aumento, hay que sumar el que se produce en los destinos turísticos, que en la mayoría de los casos suelen doblar su tráfico respecto a periodos no estivales.

Para destinos fuera de España, Orange tiene en este momento acuerdos de roaming 4G, que garantizan el servicio de sus clientes, con operadores de otros 65 países. En sus viajes al extranjero, los clientes pueden beneficiarse de las ventajas que ofrece Go Europe, que permite disfrutar de 100Mb de navegación 4G al día por 1 euro/día o 60 minutos de llamadas, también por 1 euro/día, cantidad que el cliente sólo deberá abonar el día que navegue o hable.

LIDERAZGO EN 4G

A 31 de marzo, Orange alcanzaba un total de 5,7 millones de clientes 4G y ofrecía cobertura con esta velocidad al 87% de la población, permitiendo que unos 1.300 municipios, incluyendo todos los de más de 10.000 habitantes, disfruten de Internet móvil a la más alta velocidad.

En este contexto, la compañía ya ha anunciado que a finales de 2017 tiene intención de cubrir con su red de cuarta generación al 95% de la población.

Más del 60% del tráfico de la red móvil de Orange en los tres primeros meses del año fue sobre tecnología 4G, frente al 22% del tráfico cursado durante el primer trimestre de 2015.