Zaptero en la OEA
El expresidente José Luis Rodriguez Zapatero en la reunión de la OEA en Washington. EFE

El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero pidió este martes a la Organización de Estados Americanos (OEA) dar "una oportunidad" a su mediación para el diálogo nacional en Venezuela, en un discurso en el que no mencionó ni el referéndum revocatorio ni la liberación de políticos presos.

"Humildemente les pido que den, que demos, una oportunidad al diálogo nacional en Venezuela, les tengo que decir de manera solemne que entiendo esta tarea como un proceso de paz preventivo", afirmó ante el Consejo Permanente de la OEA.

"Si ustedes (los países americanos) ponen toda su voluntad y nosotros acertamos, es mi convicción y mi deseo que la historia de Venezuela acabará bien", agregó.

El expresidente (2004-2011) fue elegido por la misión de diálogo para explicar en una sesión de la OEA, a invitación de Caracas, el estado de la mediación que encabeza junto a los exmandatarios Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá) y bajo el auspicio de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

En su intervención, de treinta minutos y tono conciliador, Zapatero defendió la "plena imparcialidad" de su mediación y que ésta se basa en "principios y convicciones muy firmes" de respeto a la democracia y a los derechos fundamentales.

"La defensa de la democracia, del Estado de derecho, de la separación de poderes, de la vigencia efectiva de los derechos fundamentales, la defensa del pluralismo, desde el principio de la convivencia", enumeró.

No obstante, durante su discurso y también en las declaraciones a los periodistas, Zapatero no mencionó en ningún momento la convocatoria del referéndum revocatorio que la oposición quiere celebrar este año.

Tampoco habló el exmandatario español de la liberación de los políticos presos que piden numerosas voces internacionales, entre ellas el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, y el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Preguntado si su diálogo incluirá estos dos elementos, el expresidente se limitó a decir que "todos aquellos (temas) que tengan que ver con las diferencias tienen que ser tratados como son tratadas las cosas en la alta diplomacia, con prudencia y discreción".

Zapatero subrayó en varias ocasiones que su discurso es su primera explicación pública de la misión de mediación, anunciada el pasado 19 de mayo, y que por invitación de Caracas ha ido antes a la OEA que a la Unasur, la organización que acompaña el diálogo, donde hablará el día 23 junto a Leonel Fernández y Martín Torrijos.

El expresidente, a quien algunos opositores cuestionan su imparcialidad, quiso dejar claro que, de las 20 reuniones que suma la mediación, ha tenido "más horas con la oposición que con el Gobierno" y que quien primero le contactó para mediar en la crisis venezolana fue una persona de la oposición.

Unasur, alianza regional creada en 2011 con el impulso clave del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, anunció este sábado también para el día 23 una reunión de cancilleres con los tres expresidentes para "evaluar el avance del diálogo".

Diálogo y revocatorio en Venezuela tratan de activarse pese a obstáculos

El jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, reiteró por su parte que la oposición debe sentarse a dialogar con su Gobierno, una invitación que no ha recibido respuestas positivas por parte de sus adversarios que esta jornada sortearon nuevos obstáculos para activar el referendo para revocarlo.

A lo largo de dos discursos pronunciados en diferentes escenarios, uno de ellos una marcha de afrodescendientes que llegó hasta el palacio presidencial para brindarle apoyo, Maduro pidió ayuda al país para obligar a la oposición reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a sentarse en una mesa de diálogo.

Comentó que ha convocado tres veces al parlamentario opositor Henry Ramos Allup a dialogar como presidente de la Asamblea Nacional (AN) y que se ha negado.

"Yo soy capaz de ir a ver al mismísimo diablo por la paz de los venezolanos, por la tranquilidad y la superación de los problemas, para buscar fórmulas conjuntas de unión nacional", señaló.