En Canarias, el desempleo de larga duración ya afecta al 58% del total de desempleados. En el caso de los mayores de 45 años, la cifra se eleva al 70%. De ellos, un 85% piensa que su edad es lo que más perjudica, por encima de la difícil situación económica.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, siguen existiendo importantes prejuicios en el seno de las empresas que lastran las oportunidades laborales de los desempleados senior, entre ellos, que el mayor de 45 años estará sobrecualificado y exigirá contratos más estables y/o mejor remunerados.

Otros prejuicios habituales son que el mayor de 45 años estará menos preparado que el joven, menos familiarizado con las nuevas tecnologías y le costará mucho más interiorizar la dinámica del puesto; o que será menos flexible para hacer horas extra o viajar.

Todas estas creencias estereotipadas pesan mucho en los procesos de selección, dificultando el acceso de los senior a las empresas, señala Mesonero, quien advierte que además de los prejuicios empresariales, existen otros condicionantes que lastran el acceso al empleo de este colectivo.

ESTRATEGIA INCORRECTA.

El desempleo de larga duración no sólo representa un problema en sí mismo, sino que introduce a los afectados en una espiral de cada vez más difícil salida. "A mayor tiempo en desempleo, más desánimo a la hora de afrontar la búsqueda. Asimismo, los largos periodos de inactividad curricular no encajan bien en los procesos de selección, situando a los desempleados de larga duración en clara desventaja a la hora de competir", indica Francisco Mesonero.

Si el desempleado de larga duración tiene más de 45 años, debe afrontar además otros obstáculos añadidos, como los prejuicios empresariales. Sin embargo, existen otros condicionantes que dificultan su acceso al mercado laboral y que pueden resumirse en una incorrecta estrategia a la hora de abordar la búsqueda de empleo.

La Fundación Adecco ha detectado que gran parte de los mayores de 45 años parados de larga duración está enfocando la búsqueda de empleo de forma errónea, aspecto que se confirma en esta encuesta.

Así, un 75% no sintetiza la información y presenta a las empresas un currículum de más de dos páginas. En este sentido, las empresas reciben cientos de currículos al día y necesitan percibir ágilmente las competencias del candidato. los currículos demasiado extensos exigen un esfuerzo adicional por parte del reclutador, lo que lleva a que sean descartados.

Un 84% presenta a todas las empresas el mismo currículum, sin adaptarlo a las necesidades y/o peculiaridades de la oferta concreta. Según Adecco, en un mercado tan competitivo como el actual, ya no sirven los 'uniformes universales', sino que es necesario hacer trajes a medida. Es fundamental trabajar una versión personalizada del currículum que se adapte a las peculiaridades de cada oferta.

El 70% se limita a describir las funciones desempeñadas en sus puestos de trabajo, sin destacar los logros alcanzados, y un 75% cree que será descartado incluso antes de hacer la entrevista debido a su edad.

De la encuesta también se desprende que un 80% admite no conservar la actitud positiva en su búsqueda de empleo; un 88% no utiliza las redes sociales en su búsqueda de empleo: sólo un 12% lo hace, y un 47% afronta su búsqueda sin dominar Informática básica: navegación por internet, office y/o correo electrónico.

MERMAR LAS OPORTUNIDADES LABORALES.

Según Francisco Mesonero, "nos encontramos con muchos casos de mayores de 45 años con grandes competencias y actitudes para el empleo, pero que sin embargo desconocen cómo ponerlos en valor. Ello, unido a los prejuicios que aún siguen existiendo en muchas empresas, merma en gran medida sus oportunidades laborales".

La tendencia en los últimos años ha sido la reducción en el número de desempleados en Canarias. No obstante, este descenso no ha sido proporcional para todos los grupos de edad, ya que los mayores de 45 años son el segmento que ha registrado una caída menos pronunciada durante el primer trimestre del año: el 7,1% con respecto al año pasado, frente al 17% de media en el archipiélago.

Los desempleados mayores de 45 años son el grupo de edad con más desempleados, representando un 38% del total. Si el desempleo de los mayores de 45 años se reduce de forma más lenta, es sin duda debido a los obstáculos señalados en los apartados anteriores. De un lado, los prejuicios empresariales que merman sus oportunidades y, de otro, una estrategia incorrecta en su búsqueda de empleo, que les convierte en protagonistas del paro de larga duración.