Detienen a tres miembros de un grupo criminal por hurtos al descuido en hoteles de Torremolinos

  • Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres personas -un hombre y dos mujeres con edades comprendidas entre los 51 y 65 años-, como supuestos integrantes de un grupo criminal especializado en robos al descuido de carteras y otros efectos personales, por su presunta participación en seis delitos de hurto en complejos hoteleros de Torremolinos (Málaga).
Robos en hoteles Torremolinos
Robos en hoteles Torremolinos
EUROPA PRESS/PN

Asimismo, se les investiga, según han informado desde la Comisaría de Policía Nacional, a través de un comunicado, por delitos de estafa, vinculada a la obtención fraudulenta de dinero a través del uso de tarjetas bancarias previamente sustraídas.

Los agentes recibieron hasta seis denuncias de turistas alojados en hoteles de Torremolinos, que manifestaron haber sido víctimas de la sustracción al descuido de sus carteras, bolsos o equipajes, en los meses de marzo y abril, han precisado.

Además, algunos detectaron cómo, tras los hurtos, habían extraído dinero de modo fraudulento de sus cuentas corrientes mediante el uso de las tarjetas bancarias que previamente les habían sido sustraídas y que en otros casos lo habían intentado sin llegar a conseguirlo.

Las pesquisas efectuadas condujeron a una banda de 'descuideros' que se desplazaban de Málaga a zonas de hotel de la localidad torremolinense. Los hurtos eran perpetrados en las áreas de recepción, ascensores y comedores de estos complejos hoteleros o bien en las paradas de autobuses existentes en sus inmediaciones.

PERFECTAMENTE ORGANIZADOS

Los investigados tenían claramente definidas y adjudicadas sus tareas, según la Policía Nacional, precisando que el hombre era el que trasladaba en vehículo a sus supuestas compinches al entorno de los hoteles y luego les facilitaba la huida. Además desarrollaba funciones de vigilancia y cobertura a sus compañeras.

Las detenidas actuaban, por su parte, en los apeaderos de los autobuses y aprovechaban la aglomeración de personas -al subir o descender de los mismos- para entremezclarse con el grupo. En un momento de descuido sustraían a las víctimas del bolsillo del pantalón o del interior del bolso sus efectos. Buscaban especialmente dinero y tarjetas bancarias.

De hecho, según ha informado la Comisaría provincial, consiguieron un botín de 2.537 euros en efectivo en los hurtos y 600 euros en estafas mediante el uso de tarjetas bancarias sustraídas.

Cuando no conseguían perpetrar los hurtos en el exterior, acudían a zonas de recepción de los hoteles, haciéndose pasar por unas clientas más. Allí, se aproximaban a sus víctimas que hacían cola, "siendo éste el momento idóneo para cometer los ilícitos".

Las gestiones confirmaron cómo los investigados accedieron además a los comedores de los hoteles y que, en el trasiego de los usuarios para recoger los alimentos de los expositores, aprovecharon para sustraer los bolsos que estaban depositados en sillas y mesas.

MODUS OPERANDI EN CAJEROS AUTOMÁTICOS

Una vez cometidos los hechos delictivos abandonaban el lugar en vehículo y se dirigían a cajeros automáticos del término municipal de Torremolinos. Los supuestos miembros de este grupo criminal examinaban la documentación sustraída en busca de alguna anotación que contuviera el número PIN de las tarjetas bancarias. En otros casos probaban si la clave secreta coincidía con la fecha de nacimiento de la víctima o los números finales de sus documentos de identidad.

Los investigadores les atribuyen la estafa de 600 euros bajo esta modalidad y varios intentos de extracción de efectivo por importe de 2.200 euros con las tarjetas de crédito o débito de los denunciantes.

Los tres detenidos por su presunta implicación en los delitos de hurto, estafa y asociación ilícita han sido puestos a disposición de la autoridad judicial competente, que ha decretado para todos ellos una prohibición de residencia y orden de alojamiento de la localidad de Torremolinos.

RECOMENDACIONES

Desde la Policía Nacional han recomendado memorizar el código PIN de las tarjetas bancarias y no llevarlo anotado entre sus efectos personales. Además, aconsejan extremar la precaución en lugares de aglomeración de personas y tener un cuidado especial con los empujones y acercamientos sospechosos, así como no perder de vista los efectos personales.

Preferiblemente, indican, se debe llevar la cartera a buen resguardo -en bolsillos interiores a ser posible- y el bolso por delante del cuerpo y de manera visible.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento