Imagen del embarque
Imagen del embarque ENSA

Ensa ha recordado que ya entregó en 2005 el mismo juego de componentes de reemplazo para la unidad 1 y, debido al buen resultado y alta calidad de los mismos, el cliente encargó a la empresa cántabra la fabricación de los componentes para su segundo reactor en agosto de 2012.

Antes de finalizar la vida útil de los componentes de este segundo reactor, FENOC contrató a Westinghouse Electric Company el diseño del proyecto decidiendo que fuera Ensa la responsable de la adquisición de los materiales, la fabricación de todos sus componentes, así como de las pruebas previas a la entrega y el transporte, para llegar a su destino final dentro del plazo contratado a finales del mes de julio 2016.

CULTURA DE BUENAS PRÁCTICAS

Según ha informado la compañía cántabra, la planta de Beaver Valley se encuentra entre las primeras del ranking, en lo que a cultura de buenas prácticas (HUP), se refiere en EEUU, según la autoridad de seguridad nuclear americana (NRC según sus siglas en inglés).

En este sentido, la central de Pensilvania ha exigido a Ensa el mismo nivel de excelencia que ellos mismos han adquirido en los últimos años; nivel que la empresa cántabra ha alcanzado y por el que sigue trabajando para continuar manteniendo su buena reputación en relación con la cultura de buenas prácticas y "Human Performance" o factor humano prioritaria para Ensa y cualidad que el cliente ha valorado positivamente.

Responsables del proyecto aseguran que la calidad de los componentes es "máxima", algo que también han reconocido las agencias externas encargadas de las pruebas realizadas en los componentes previo a su entrega y entrada en operación, quienes felicitaron en su día a Ensa por la buena calidad de las soldaduras y acabados de los componentes.

EMBARQUE DE LOS COMPONENTES

Una vez terminada la fabricación, se procederá con el embarque de las piezas. El proceso que, comenzó a primera hora de esta mañana, se prolongará hasta el mediodía del sábado. Una vez embarcadas las piezas cruzarán el Atlántico hasta el Golfo de México, de allí hasta el Delta del Mississipi para alcanzar finalmente, la planta ubicada en el río Ohio.

Desde Ensa se ha estudiado minuciosamente tanto el transporte marítimo como el terrestre en el interior de la planta. Ha sido un trabajo delicado realizado al detalle en el que se ha invertido casi año y medio para asegurar que se ejecuta a la perfección y todo el proyecto concluye con éxito.

Con este proyecto, Ensa consolida su trayectoria y presencia internacional como suministrador multisistema y de grandes componentes para centrales nucleares, e incrementa su participación en el tejido nuclear americano, donde lleva suministrando componentes cerca de 40 años.

Esta trayectoria y reconocimiento están basados en el cumplimiento de los más altos estándares de calidad y los plazos que cada cliente necesita para sus planes operativos. Todo ello es posible gracias al continuo esfuerzo que Ensa dedica a las mejoras tecnológicas de procesos y capacidades a través de sus programas de I+D+i, buenas prácticas y mejora continua.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.