La abogada de Manos Limpias en el caso Nóos, Virginia López Negrete, ha asegurado este jueves ante el tribunal que juzga el caso Nóos que considera que la infanta Cristina "se benefició de modo consciente" de los beneficios fiscales obtenidos a través de Aizoon, la empresa que comparte al 50 % con su marido, Iñaki Urdangarin.

En la presentación de su informe final ante el tribunal que juzga el caso Nóos, la letrada que representa a la única parte que acusa a la infanta Cristina, para quien pide 8 años de prisión como cooperadora en dos presuntos delitos fiscales de su marido, ha dicho que cuando se creo Aizoon como "sociedad instrumental" y "caja común", la infanta "sabía y supo muy bien lo que estaba haciendo". "Ha sido ciega voluntariamente", ha señalado.

"Lo que había y hay detrás de Aizoon no es más que un matrimonio que abusó de una sociedad para obtener unos beneficios fiscales y modificar su régimen económico matrimonial", de separación de bienes a gananciales, ha dicho López Negrete.

La letrada del sindicato ha destacado que la infanta ya había participado en 2002 en la creación de otra sociedad familiar anterior, Namasté 97, y luego en la de Aizoon, que "la creó y la mantuvo en el tiempo, no haciendo nada para poder evitar la comisión delictiva que se produjo cuando, siendo copropietaria del 50 % con su marido, lo podría haber hecho", ha afirmado.

La letrada ha descrito la "cualificación reforzada" de la exduquesa de Palma, "cualidades dignas de admiración. No es una ciudadana al uso, su educación y formación tampoco". Es por ello que, ha manifestado, en virtud de su "altísima preparación, formada como una infanta que es, el conocimiento se le presume. Y además es alta funcionaria de la tercera entidad bancaria más importante del país. No es un crimen".

En opinión de la abogada, estas circunstancias "ponen en evidencia el conocimiento en todo lo que [la Infanta] hace y lo que firma. Su esposo, con el afecto conyugal que le honra, asume toda la responsabilidad excluyendo a su esposa, procesalmente irrelevante, pero los hechos son tozudos por sí mismos.

Manos Limpias pide 26 años y medio de cárcel para Urdangarin y 22 años y medio para su exsocio Diego Torres.