La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin
La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, a su salida de la sede de la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP) de Palma, tras asistir a la presentación de las conclusiones por parte de las defensas, en el juicio del caso Nóos. EFE/Cati Cladera

El abogado de la infanta Cristina Miquel Roca ha afirmado este martes al juez que nunca consultó con la Casa Real la oferta que le hizo Manos Limpias para sacar a la infanta de Nóos: "Rotundamente no, mi clienta se llama Cristina de Borbón y Grecia", ha respondido tajante en su declaración en la Audiencia Nacional.

Roca ha declarado como testigo ante el juez Santiago Pedraz junto con el exdirector de comunicación del BBVA y exportavoz de la Casa Real, Javier Ayuso, y su sucesor en ese puesto en el banco, Ignacio Moliner, quienes han denunciado las extorsiones de Ausbanc, han informado a Efe fuentes presentes en la declaración.

El abogado de la infanta ha ratificado este martes la versión del presunto chantaje de Manos Limpias que ya denunció ante la Policía y ha explicado que él nunca se puso en contacto con nadie de ese sindicato ni de Ausbanc para tratar el tema de la acusación de la infanta en el juicio de Nóos.

Durante el interrogatorio, ha negado también haber intentado reunirse con el juez instructor del Caso Nóos, José Castro, quien comunicó a Pedraz que poco antes de imputar a la infanta por segunda vez un abogado del despacho de Roca le propuso una reunión en una finca de Palma de Mallorca o Barcelona.

Chantajes de 260.000 euros anuales

Los exdirectivos del BBVA han denunciado los chantajes de los que fueron víctimas por parte de Ausbanc cuando se negaron a seguir pagando a la asociación los convenios anuales de 260.000 euros que le abonaban para que insertara publicidad en sus revistas.

Según Ayuso, en el periodo en que fue director de Comunicación del banco, el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, a quien ha calificado como una persona de "gran voracidad", intentó pedir una subida de ese convenio que no estaba justificada ni por la difusión ni por la influencia de los medios de la asociación.

De hecho, para Ayuso, esa publicidad no valía ni una tercera parte de las cantidades que reclamaba Pineda.

Ante estos intentos de aumento en el montante económico del convenio y en vista de que, por un lado, se dio de baja a Ausbanc del registro de asociaciones de usuarios y que, por otro, la asociación de periodistas de información económica APIE les advirtió de las actividades de Ausbanc, Ayuso decidió dejar de pagar a Pineda.

En ese momento, ha explicado, empezaron las extorsiones por parte de Ausbanc, que ponía en duda en sus revistas la solvencia del banco e incluso hacía ataques personales contra Ayuso y contra el presidente del banco, Francisco González.

Otros chantajes consistían en la actuación concertada de miembros de Ausbanc para sabotear las juntas de accionistas del BBVA, ha explicado Ayuso.

Campañas de desprestigio

En una de ellas, ha dicho, intervino la abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete, que habló de la imputación en el caso Nóos del exdirectivo de esa fundación Antonio Ballabriga, actual director de Responsabilidad Corporativa del BBVA.

Los habituales en esas juntas, ha explicado, eran Pineda y el director de Comunicación de Ausbanc, Hermenegildo García, también investigado en la causa.

Moliner, que sucedió a Ayuso al frente de la comunicación de la entidad y estuvo en ese cargo hasta 2015, ha ratificado ante el juez esas extorsiones y ha explicado que cuando llegó a su puesto Pineda intentó contactar con él, pero no le cogió siquiera el teléfono.

Ha denunciado que Pineda puso entonces en marcha una campaña de desprestigio contra él en su revista y en Twitter, en la que incluso le insultaba.

El miércoles están citados a declarar el exdirector de Comunicación de Caja Madrid Juan Manuel Astorqui, el expresidente de NovaGalicia José María Castellano y el presidente de Crédit Services Francisco Javier López Pérez.