BB Danza - Milo Manara - Aquarelle sur papier
Brigitte Bardot baila en una de las acuarelas de Milo Manara © Manara © Courtesy Millon

La veterana exactriz francesa —tiene 81 años— Brigitte Bardot, uno de los grandes símbolos sexuales de los años cincuenta y sesenta, ha sido remozada por el historietista erótico italiano Milo Manara en 25 acuarelas. Los dibujos, evocativos pero no de grado sexual explícito, cuentan con la aprobación expresa de Bardot, que desde hace ya varias décadas no concedía permiso para el uso de su imagen.

Colocada en un lugar polémico e incómodo por sus recientes declaraciones en favor de las tesis xenófobas del Frente Nacional —a cuya líder Marine Le Pen ha llamado "la Juana de Arco del siglo XXI" y "la única mujer que tiene un par de cojones"—, BB, como era conocida en el mundo en sus momentos de gloria, ha visto como su figura es refrescada por Manara, que incluso se toma la libertad artística de falsear la realidad anatómica: la exactriz mide 1,60 metros y tenía, en su juventud, formas bien definidas y curvas marcadas, pero el dibujante la representa según un canon mucho más actual y publicitario: largirucha, flaca, de larguísimas piernas y pómulos salientes.

Un insinuante baile sobre una mesa

Et Milo créa Bardot (Y Milo crea a la Bardot) es el título de la colección de acuarelas —una referencia a la película Y Dios creó a la mujer (1956), uno de los primeros filmes donde la estrella provocó sudores, con el insinuante baile que se marca, con los pies descalzos, sobre una mesa—, subastadas en París por la casa Millon, que ha recaudado casi 600.000 euros por la venta de las obras. La que alcanzó la cotización más alta, 35.090 euros, es un desnudo integral de BB, sentada de perfil en el suelo y con las rodillas plegadas y envueltas por los brazos, con lo cual ninguna zona sensible queda a la vista.

Los organizadores de la subasta recuerdan que la exactriz no es nada amiga de ceder su imagen aunque vaya a ser usada con fines artísticos —la última vez fue en los años ochenta, cuando posó para el escultor Alain Aslan, que la representó como Marianne, un símbolo de la república francesa—. Esta vez el permiso ha llegado con facilidad y BB firma, con la habitual margarita de trazos infantiles que usa como rúbrica y señal de identidad, las obras de Manara, tras comprobar que el italiano no comete excesos.

Ninfomanía

Para el dibujante, autor de obras dedicadas a la ninfomanía y las mujeres de vida sexual agitada, Bardot fue una de sus primeras inspiraciones. Para el par de expertos en cómics que coordinaron la subasta-exposición, Marc Breyne y Alain Huberty, era conocida la "evocación" de Manara por la actriz, a la que había dibujado alguna vez en el pasado. "Pero se trataba sólo de algunas postales. Nada que ver con esta decisión de tomar los pinceles para recrear no sólo la juventud de su musa sino también su propia juventud, las sensaciones de la época", señalan.

La mujer salvaje para defender sus principios y orgullosa de su condición El artista confesó que la BB —que captó la atención de la intelectualidad francesa: fue el tema del ensayo de 1959 The Lolita Syndrome, de la marxista y feminista Simone de Beauvoir, que describía a BB como "una locomotora en la historia femenina" y la definía como la primera mujer liberada de la Francia posterior a la II Guerra Mundial— fue una de sus primeras pasiones. "Puedo decir que más que por su cuerpo, y aunque hasta su peinado era en aquel momento un desafío, BB fue para mí un modelo moral. La mujer salvaje para defender sus principios y orgullosa de su condición", explicó.

BB personifica la feminidad impulsiva y libre La casa de subastas recuerda la gran cantidad de imágenes de BB que han sido usadas de forma pirata a lo largo de las últimas seis décadas. ¿El motivo de esta fijación? "Todavía hablamos de la mujer que, a nivel mundial y al instante, personifica la feminidad impulsiva y libre. Especialmente libre", responden. Precisan que la idea era "poner cara a cara a dos gigantes" —la exactriz no posó nunca y Manara se valió de fotos de época— para buscar una representación artística del "más sensual, más cinemático y más erótico de todos los animales".

Animalista pero racista

Las representaciones idealizadas muestran a Bardot —ardiente defensora de causas de protección de mamíferos pese a la paradoja de que sus planteamientos humanos son racistas— en una moto Harley, con un corderito en brazos, sentada al lado de un leopardo, tocando la guitarra en un atardecer en la playa, con una cría de foca, rodeada de gaviotas...

A mis 81 años, me ha convertido en la Venus de Milo A través de la galería BB ha dado su opinión sobre la serie: "Lo que me parece magnífico en esas acuarelas es su naturalidad. No son sofisticadas. Tienen un soplo de vida: uno puede ver el viento que desordena mi cabello. Yo no conocía el trabajo de Manara, pero ahora me siento honrada (...) A mis 81 años, me ha convertido en la Venus de Milo".