Omar Mateen
Imagen de Omar Mateen, el principal sospechoso de la matanza de Orlando. CBS NEWS

El tiroteo ocurrido en el club gay nocturno Pulse de Orlando (Florida, EE UU), que ha causado la muerte a medio centenar de personas y heridas a otras 53, está siendo investigado como un acto de terrorismo. Ha sido obra de Omar Mateen, un joven nacido en Nueva York hace 29 años y que el FBI relaciona con Estado Islámico, organización terrorista que ha reivindicado la matanza.

El agente del FBI Ronald Hopper ha informado en rueda de prensa de que Omar Mateen fue investigado en 2013 por unos comentarios en relación con el yihadismo y en 2014 por posibles vínculos con el terrorista suicida estadounidense Moner Mohammad Abusalha. Ambas investigaciones fueron cerradas al no constituir una amenaza. Hopper ha explicado que Mateen llamó poco después de su ataque al 911 para jurar obediencia al líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi.

Por último, el FBI ha confirmado que actuó solo. "No hay un segundo sospechoso, ni en Orlando, ni en Florida, ni en todo el país", ha sentenciado Hopper.

Antes de esta confirmación, el congresista demócrata por Florida Alan Grayson ha sido el primero en identificar como autor de la matanza a Omar Mateen, de familia afgana y residente en Port St. Lucie, Florida. Esta información también había sido facilitada por la cadena CBS, que citaba a fuentes de la investigación.

El político explicó además que agentes de policía se han desplazado a la casa del sospechoso para recabar información de sus computadoras, escritos y mensajes en las redes sociales. Según indicó la cadena CBS, Mateen estaba siendo vigilado por la policía durante los últimos cinco años, aunque han asegurado que carecía de antecedentes criminales.

Mateen, guarda de seguridad y homófobo

Pese a que Estado islámico ha reivindicado la matanza y que el FBI y la Inteligencia estadounidense sospecha también lo vinculan al yihadismo, el padre de Mateen, Mir Seddique, achaca a la homofobia y no a motivos religiosos el ataque. Según el padre, su hijo había manifestado hace dos meses su enfado tras ver a dos hombres besándose en el centro de Miami y opinó que ese podría haber sido el motivo que le llevó a efectuar la matanza.

Según las autoridades estadounidenses, Mateen trabajaba como guarda de seguridad en un centro de detención de menores y tenía un hijo de tres años de edad.

Por otro lado, la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de Tampa (Florida) ha informado de que el atacante adquirió legalmente las armas de fuego con las que perpetró la masacre la semana pasada en dicho estado de EE UU. "No es una persona vetada así que puede entrar legalmente en una armería", ha señalado un portavoz.

Abatido a tiros

El supuesto responsable del tiroteo, que portaba un fusil de asalto y una pistola, fue abatido en un enfrentamiento con agentes de las fuerzas del orden, afirmó el jefe de la Policía de Orlando, John Mina, en una rueda de prensa. "Nuestros agentes dispararon al sospechoso", afirmó.

"Al menos 11 agentes estuvieron implicados en el tiroteo del sospechoso. Un agente resultó herido, pero parece que el casco (de fibra sintética) salvó su vida", explicó Mina, al recalcar que el supuesto tirador estaba "organizado y bien preparado". Apuntó también que el sospechoso llevaba un "artefacto" y "posiblemente" tenía otro "en su automóvil".

La Policía de Orlando confirmó por otro lado que efectuó una "explosión controlada" cerca del club, pero no aportó más detalles, mientras el Cuerpo de Bomberos también desplegó un equipo de desactivación de artefactos explosivos, indicó el diario local Orlando Sentinel.