La encuesta preelectoral del CIS ha confirmado lo que venían apuntando todos los sondeos después de que Pablo Iglesias y Alberto Garzón sellaran su acuerdo para el próximo 26-J: Unidos Podemos, con la suma de las confluencias, superarían al PSOE en votos y escaños en las elecciones generales. El famoso sorpasso. Además, serían la única fuerza de las cuatro principales que crecería en diputados respecto al 20-D.

De esta forma, los morados y verdes obtendrían un voto estimado del 25,6% y entre 88 y 92 escaños, y los socialistas se quedarían en 21,2% y entre 78 y 80 escaños. No obstante, el Partido Popular volvería a ganar los comicios con una estimación de voto del 29,2% y 118-121 escaños. Por su parte, el partido liderado por Albert Rivera, Ciudadanos, lograría un voto estimado del 14,6% y 38-39 escaños.

El PSOE se deja 0,4 puntos en intención de voto desde abril y perdería entre 10 y 12 parlamentariosEstos datos suponen, en primer lugar, una subida del PP de 1,8 puntos en estimación de voto respecto al sondeo del pasado mes de abril. Pero implicarían una caída en diputados para el partido de Mariano Rajoy entre 2 y 5 respecto al 20-D, a pesar de que obtuvieron un 28,72% de los votos. El PSOE, por su parte, se deja 0,4 puntos en intención de voto y perdería entre 10 y 12 parlamentarios; el de diciembre ya fue el peor resultado de su historia como formación, con un 22,01%.

Por otra parte, cuando se realizó la encuesta de abril del CIS aún no se había consumado la alianza de Unidos Podemos, aunque sumando sus porcentajes de estimación de voto con los de las confluencias alcanzaban un 23,1%; subirían, por tanto, 2,5 puntos. Respecto a las elecciones del 20-D, Podemos y sus confluencias obtuvieron entonces en total 69 escaños (20,66%), mientras que Unidad Popular logró 2. Con la alianza, la subida sería notable: entre 17 y 21 diputados.

Entre las confluencias, En Comú Podem (4,5 y +0,7) y Compromís (3 y +2,6) crecen en intención de voto y En Marea cae ligeramente (1,7 y -0,2%). En diputados, las tres subirían: En Comú, de 12 a 14-15; Compromís, de 9 a 9-10; y En Marea, de 6 a 7. Por otro lado, Ciudadanos se deja un punto en estimación de voto desde abril y perdería, respecto al 20-D, entre 1 y 2 escaños, a pesar de que obtuvo un 13,93% de los votos.

Podemos, líder en voto directo

En el voto directo en la encuesta, es decir, sin la cocina del CIS, la fuerza más votada sería el ménage à trois de Unidos Podemos junto a las confluencias, con una intención del 18,2%. Le seguirían el PP con el 16,8%, el PSOE con el 14,6% y Ciudadanos con el 8,5%. En "simpatía" es el PSOE quien encabeza las preferencias de los españoles, con un 18%, seguido por Unidos Podemos y las confluencias (17,8%), PP (17%) y Ciudadanos (8,6%).

La diferencia entre intención de voto y la estimación de voto radica en la "elaboración" de los resultados. La primera muestra lo que responden los encuestados a la pregunta "Suponiendo que mañana se celebrasen elecciones generales, es decir, al Parlamento Español, ¿a qué partido votaría Ud.?".

La estimación, por contra, la "construye" el CIS a partir de la intención directa, sobre voto válido, aplicando "un modelo de corrección basado en otras variables de la encuesta, la experiencia pasada, informaciones de tipo cualitativo, etc.". Este método nunca se ha hecho público y ha ido cambiado.

El resto de formaciones que obtendrían escaños en el Congreso son ERC (2,4 y 8-9), que podría perder uno; CDC (1,8% y 6-7), que se dejaría entre 1 y 2; PNV (1,2% y 5), que bajaría otro; y Bildu (0,9% y 3), que ganaría uno. Coalición Canaria se quedaría fuera.

Trasvase de votos

Cruzando los datos de respuesta directa de voto con el recuerdo de voto en las elecciones del 20-D se aprecian datos interesantes, como que el 7,8% de los que votaron a Ciudadanos lo harán ahora por el PP; en sentido inverso, Ciudadanos solo se lleva el 3,6% de votos que optaron por el PP en diciembre. Otro 3,1% de Ciudadanos se van al PSOE, que trasvasa a los naranjas un 3,5%.

Un 3,7% de aquellos que votaron al PSOE se decantan ahora por Unidos Podemos (5,8% si se cuentan las confluencias). Asimismo, el 9% de los que votaron a Compromís en la Comunidad Valenciana se van ahora al PSOE. El 4,4% de los que votaron a Podemos se van al PSOE. La formación morada tiene el voto más fiel (74,1%), seguido del PP (73,8%); entre los menos fieles, CDC (57,3%) y Ciudadanos (59,5%).

El 13,4% de los que votaron a Rivera y el 13,7% de los que votaron a Sánchez aún no saben qué harán todavía: son, junto al de CDC (14,9%), los porcentajes más altos de dudosos. Si sumamos la simpatía, las fidelidades quedan: PP (81,3%), PSOE (74,6%), Podemos (79,1%), IU (70,4%), Ciudadanos (67,1%).

Algunos datos más

  • El líder más valorado sigue siendo Alberto Garzón (IU), con un 4,81 sobre 10. Todos los líderes suspenden en valoración de los ciudadanos.
  • De los principales, Albert Rivera logra un 4,17, Pedro Sánchez un 3,99, Pablo Iglesias un 3,41 y Mariano Rajoy un 3,09. El presidente del Gobierno en funciones es el tercer peor valorado después de Pedro Quevedo (3,04), de NC, e Isidro Martínez (2,76), de Foro.
  • El Congreso tiene 350 diputados y la mayoría absoluta está en 176. La suma PP y Ciudadanos sería de 156-160. La de Unidos Podemos y el PSOE, de 166-172; se quedarían, en el peor de los casos, a diez diputados.
  • El PP le sacaría al PSOE más de 40 escaños; en intención de voto le supera por 8 puntos, cuando en abril eran 5,8. El bipartidismo sumaría 196-201 escaños. 
  • Entre los que tienen intención de votar el 26-J, el 32,4% aún no ha decidido el voto. De ellos, el 10% duda entre PP y Ciudadanos. La abstención se situaría en el 14,7%.
  • El 50,9% de los votantes de Podemos el 20-D nunca votaría al PSOE; el 42,5% en el caso de IU y el 47,2% en el caso de Ciudadanos. El 61,2% de los votantes del PSOE nunca votaría a Podemos, el 72,1% en el caso de Ciudadanos y el 30,6 en el caso de IU. Por otro lado, el 48,6% votantes de PSOE no votaría a Ciudadanos, 46% en el caso del PP. El 5,9% de votantes de IU no volverá a votarlo.
  • La macroencuesta del CIS se realizó del 4 al 22 de mayo a 17.488 personas. El llamado pacto de botellines entre Podemos e IU se cerró el pasado 9 de mayo.