La propuesta incluye una red de Cercanías (que aprovecharía las vías existentes y debería estar operativa en 2006 si se quiere tener a pleno funcionamiento para la Expo), tres líneas de metro ligero, y líneas cortas de bus. Además, proponen la peatonalización progresiva del Casco Histórico y aparcamientos en las afueras.