Lula da Silva
Manifestación de Integrantes de las centrales obreras y los movimientos sociales simpatizantes del Gobierno apoyando a la presidenta brasileña Dilma Rousseff y de su antecesor y ahora ministro de la Presidencia Lula da Silva EFE/Sebastião Moreira

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, investigado por su presunta implicación en escándalo de Petrobras, encabeza todas las proyecciones de intención de voto para las elecciones presidenciales de 2018, seguún una encuesta divulgada en Brasil este miércoles.

En los últimos meses Lula había dejado abierta su aspiración de cara a 2018, pero recientemente afirmó que ya está en edad de jubilarse, lo que hizo dudar de su presencia en los comicios presidenciales.

En una eventual segunda vuelta, Lula sería derrotado tanto por la excandidata ecologista Marina Silva como por el excandidato y senador Aecio Neves y tan sólo vencería al actual mandatario interino de Brasil.

Temer, por su parte, queda en quinto lugar en intención de voto y perdería en cualquier situación de presentarse a las elecciones de 2018, una hipótesis que él ha descartado en varias ocasiones. El presidente interino cuenta con una tasa de aprobación personal del 33,8 %, mientras que el índice reprobación es del 40,4 %.

Peor queda la evaluación de su Gobierno, que aprueba solo el 11,3 % de los encuestados; un 28 % tiene opinión negativa, mientras que el 30,2 % regular. La misma aprobación que tenía el Gobierno de Rousseff poco antes del impeachment. 

Con Temer seguirá la corrupción

La mayoría de los brasileños cree que no ha habido cambios en el país con la llegada al poder del Gobierno del presidente interino, Michel Temer.

El 46,6 % de los encuestados considera que la corrupción durante la gestión de Michel Temer será igual que durante el mandato de la presidenta suspendida, Dilma Rousseff, apartada de su cargo por el Senado el 12 de mayo para el inicio de un juicio político con miras a su destitución. El 28,3 % de los encuestados consideró que será menor y el 18,6 % mayor.

El sondeo fue realizado a petición de la patronal Confederación Nacional de Transportes (CNT) y ha sido divulgada en un momento delicado para el partido de Temer.

La Fiscalía solicitó el lunes la prisión de cuatro "caciques" del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), entre ellos el presidente del Senado, Renan Calheiros, y el exministro de Planificación de Temer Romero Jucá, salpicados por el escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

El sondeo también preguntaba sobre el proceso de destitución abierto por el Congreso contra Rousseff por unas supuestas maniobras fiscales realizadas para maquillar las cuentas públicas de 2014 y 2015 y que podrían llevarla a su destitución.

La mayoría de los brasileños (61,5 %) consideró legítimo el proceso de destitución abierto contra Rousseff, que ha sido calificado de "golpe de Estado" por la propia presidenta suspendida, y se mostró a favor de la suspensión de su cargo (62,4 %).