«Aunque no lo parezca, muchos engordan durante el ramadán»

El ramadán se acabará el 11 de octubre. Hasta entonces, los musulmanes no pueden comer, beber ni tener sexo hasta que se oculte el sol. El argelino Redovanne nos cuenta su experiencia.

¿Cómo lleva el ramadán?

Muy bien. Es un mes muy bonito en el que se siente cómo vive la gente pobre.

¿Qué es lo que más le gusta de este mes?

Los dulces. Hay algunos que sólo se hacen en esta época del año porque es una tradición. A primeros de mes comemos ciruelas para que el ramadán sea muy dulce.

¿Qué es lo más difícil?

No hay nada duro, lo llevamos con mucha alegría.

¿Qué pasa si no se cumple el ramadán?

No pasa nada. En nuestros países tampoco. Si la Policía te ve comiendo no te dice nada. El problema es que no está bien visto por la sociedad. Aquí en España casi todos lo practicamos. Sólo un 1% o un 2% de nosotros no lo cumple.

¿Cómo se organizan las comidas en esta época?

A las 20.25 horas, cuando atardece, se toman dátiles y leche fermentada. Se toma esto porque, además de ser una comida muy entera, ya lo tomaba Mahoma hace 14 siglos y es una costumbre. Después se come harira, que es como una especie de sopa con carne y cebolla, y para terminar, cada país cocina su plato típico, siempre a base de carne.

¿Y de postre?

Dulces y té o café. Los argelinos, siempre café, y los marroquíes, siempre té.

¿Sólo se come una vez al día?

No, sobre las 5.00 horas algunos se levantan para tomar algo de nuevo. Aunque parezca lo contrario, muchos engordan durante estos días.

¿Cómo lo vive su país?

Igual que aquí, sólo que se cambian los horarios de trabajo.

BIO

Es argelino. Tiene 23 años y estudia Traducción e Interpretación en la UMU. Habla cinco idiomas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento