Después de que miles de clientes intentaran retirar su dinero del banco británico Northern Rock ante la falta de liquidez, el órgano supervisor del mercado británico, la FSA, ha calificado de «solvente» dicha entidad financiera. La autoridad reguladora asegura, además, que los problemas del banco «son totalmente logísticos» y no están relacionados con su estado económico.